HISTÓRICO
El Papa Francisco invita a los católicos a vivir un Cristo alegre
  • El Papa Francisco invita a los católicos a vivir un Cristo alegre | Ante la virgen de Aparecida llamó a los fieles a evitar los ídolos del dinero, el poder y el placer y en su lugar ayudar a los jóvenes a construir un mundo mejor. FOTO AP
    El Papa Francisco invita a los católicos a vivir un Cristo alegre | Ante la virgen de Aparecida llamó a los fieles a evitar los ídolos del dinero, el poder y el placer y en su lugar ayudar a los jóvenes a construir un mundo mejor. FOTO AP
POR JUAN FELIPE SIERRA SUÁREZ PBRO. | Publicado el 24 de julio de 2013

Bajo la figura de un Cristo alegre que irradia amor y esperanza a la humanidad, el Papa Francisco desafió ayer el frío y la lluvia para decirle a los más de 200.000 fieles que le acompañaron al santuario mariano de Aparecida, que aunque el diablo y el mal existen, "no son más fuertes, el más fuerte es Dios".

El Pontífice pidió a los fieles vivir con alegría, "ya que un cristiano es alegre, nunca triste y además no puede ser pesimista, tampoco puede tener el aspecto de quien parece estar de luto perpetuo".

El mensaje que llevó ayer el Papa a tierras brasileñas fue claro: estar verdaderamente enamorados de Cristo y sentir cuánto ama a los hombres. "Nuestro corazón se inflamará de tanta alegría que contagiará a cuantos viven a nuestro alrededor. Como decía Benedicto XVI, el discípulo sabe que sin Cristo no hay luz, no hay esperanza, no hay amor, no hay futuro".

En cuanto a la connotación de las palabras del Pontífice, el sacerdote Germán Bustamante, jefe de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Medellín, y que acompaña la visita papal en Río de Janeiro, dijo que "lo que nos enseñó el Papa en su homilía desde Aparecida, se concreta en tres sencillas actitudes para la transmisión de los valores cristianos a la juventud: mantener la esperanza, como un desafío para sostenerla viva y no llenar la vida de falsos ídolos; dejarse sorprender por Dios, transformar nuestra amistad con Dios que guarda lo mejor para nosotros; y, vivir con alegría, es decir no ser ‘caras fúnebres’ sino que en nuestro rostro se deje transparentar la alegría de Cristo, ya que el cristiano no puede ser pesimista".

Por eso los gestos y las palabras del Papa Francisco siguen sorprendiendo y dejando en claro cuál es la impronta de su pontificado. Como él lo ha pedido, "continuaremos orando para que Dios continúe acompañándolo, anunciando con gozo la buena noticia y ser vínculo de unidad de la comunidad cristiana. Por eso los jóvenes cantan al paso del Santo Padre en Brasil: Papa Francisco, juntos en Cristo", agregó el Pbro. Bustamante.

Clima adverso
Aparecida es una ciudad en el interior del estado de Sao Paulo que tiene 35.000 habitantes y está a 245 kilómetros de Río de Janeiro. Los afortunados que lograron estar en la eucaristía solemne de ayer en la Basílica con el Papa fueron uno 15.000, algunos de los cuales tuvieron que hacer fila desde la tarde del lunes.

El Papa puso al pueblo latinoamericano bajo la protección maternal de la Virgen de Aparecida, patrona de Brasil. Por eso se postró a sus pies y le pidió por el éxito de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud y también para poner al pueblo latinoamericano bajo su protección.

"En esta visita que me ha traído a Brasil, también vengo a llamar a la puerta de la casa de María -que amó a Jesús y lo educó- para que nos ayude a todos nosotros, pastores del pueblo de Dios, padres y educadores, a transmitir a nuestros jóvenes los valores que los hagan artífices de una nación y de un mundo más justo, solidario y fraterno", afirmó.

Por su parte, el Pbro. Luis Fernando Restrepo, vicario del obispado castrense de Colombia, dijo a El Colombiano que "lamentablemente muchos en la Iglesia desconocen los fundamentos de fe construidos en el Concilio Vaticano II desde 1965. "Desde esa época la Iglesia habla de lo necesario que es para los hombres mantener la esperanza, que se dejen sorprender por Dios y vivan con alegría, pero parece que se les olvidó y andan cabizbajos con tristeza".

Fieles desafiantes
No obstante y a pesar de la adversidad climática ayer en Aparecida, rostros de satisfacción de los fieles marcaron la jornada acompañando al Papa Francisco.

Tal fue el caso de la brasileña Luisa Almeida Prates, una jubilada, procedente del estado de Minas Gerais, que llegó desde el martes al santuario mariano y que pensó que nunca en su vida vería a un Papa porque ya tiene 63 años. Pese a la lluvia, al frío, a la presión alta "me voy totalmente satisfecha", dijo a Efe.

Jóvenes ídolos
Otro de los elementos destacados ayer por Francisco fue su mensaje directo a los jóvenes. Señaló que hoy día los jóvenes sienten la sugestión de tantos ídolos "que se ponen en el lugar de Dios y parecen dar esperanza, como son el dinero, el éxito, el poder, el placer" y que ello se debe a la sensación de soledad y vacío que sufren y que les lleva a la búsqueda de compensaciones de estos ídolos pasajeros".

El Papa exhortó a los adultos a ayudarles a ser protagonistas de la construcción de un mundo mejor.

"Son un motor poderoso para la Iglesia y para la sociedad. Ellos no sólo necesitan cosas. Necesitan sobre todo que se les propongan esos valores inmateriales", aseguró.

Al comienzo de la misa, el cardenal arzobispo de Aparecida y presidente de los obispos brasileños, Raymundo Damasceno Assis, agradeció la presencia del Papa y dijo que visitando el santuario nacional visita simbólicamente todo el país.