HISTÓRICO
El rumbo es la paz y la justicia social
  • El rumbo es la paz y la justicia social | Miembros del Congreso rodean a Obama tras su posesión. FOTO REUTERS
    El rumbo es la paz y la justicia social | Miembros del Congreso rodean a Obama tras su posesión. FOTO REUTERS
Por REDACCIÓN INTERNACIONAL | Publicado el 21 de enero de 2013

Al iniciar su segundo mandato, Barack Obama articuló su plan de acción en los valores y principios trazados para el país hace 200 años: la vida, la libertad, y la búsqueda de la felicidad.

Consciente del abismo que divide políticamente a Estados Unidos y que tendrá que enfrentar para hacer realidad su agenda progresista, Obama tendió la mano a los republicanos, pidió colaboración política al Congreso. Reiteró un llamado a la unidad de su pueblo. Y a la unidad de Estados Unidos con las democracias del mundo para superar la crisis.

Aunque en este tipo de discursos, enmarcado en un ambiente de fiesta y frases históricas, es poco lo que se esperaba del mandatario, toda vez que él guardará toda su artillería intelectual para el Discurso de la Unión de febrero, Obama pudo lucirse y lo logró.

Estados Unidos hoy es una nación más abierta y dispuesta al cambio y a la multiplicación de las oportunidades y las voces desde la democracia.

En un parla que parla, entre la lírica, las visiones de un nuevo mundo y las enseñanzas de los padres fundadores, Obama puso a vibrar a las más de 500 mil personas que asistieron a su acto de posesión.

Tuvo palabras de aliento y esperanza para los más pobres. Para los inmigrantes. Para las minorías.

En procura de una nación con mayores oportunidades para todos, afirmó que su país no puede tener éxito cuando cada vez menos gente tiene mucho éxito y cada vez más gente apenas puede cubrir sus gastos. "Sabemos que los Estados Unidos progresan cuando todas las personas pueden disfrutar de la independencia y orgullo en el trabajo que hacen".

En una visión audaz de los nuevos tiempos invitó a los americanos a mantener sus mentes abiertas al cambio, porque hay que hacerlo cuando los tiempos cambian. "Nuestro recorrido no estará completo hasta que a nuestros hermanos y hermanas gays se les trate igual que a todos los demás según la ley"

"No podemos confundir absolutismo con principios, o sustituir espectáculo por política, o tratar los insultos como un debate razonable", dijo para invitar a sus oponentes a pensar en el futuro de la gran nación.

Al mundo le expresó su férrea voluntad de buscar la paz. "Creemos que la paz y la seguridad verdaderas no requieren de una guerra perpetua". Y definió la esencia de su gobierno: "Ese es el deber de nuestra generación: hacer que estas palabras, estos derechos, estos valores, de vida, libertad y búsqueda de la felicidad, sean reales para cada uno de los estadounidenses".