HISTÓRICO
El sí sí Colombia, sí sí Caribe, nunca sonó igual como aquel 5-0
  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
Por Juan Diego Cartagena Ortega | Publicado el 04 de junio de 2013

Que el mejor equipo del mundo, que el campeón de USA 94, que los mejores jugadores que había dado Colombia en la historia, fueron tan solo algunos de los apelativos que recibió la Selección luego de pasar por encima de Argentina en su estadio.
 
El 5 de septiembre de 1993, hace casi 20 años, la Selección Colombia le propinó la peor goleada que ha recibido Argentina en el estadio Monumental de Núñez. Un 5-0 que quedó para la historia del fútbol nacional.
 
Nadie se lo esperaba, ni siquiera Maradona, quien vio el juego desde la tribuna y que en ese tiempo pasaba por el ocaso de su estelar pero tormentosa carrera, gracias a sus escándalos con el consumo de cocaína.
 
El astro argentino declaró en una entrevista previa al partido que Colombia "no podía romper la historia" y que su selección tenía que seguir como lo reseñaba la historia: "Argentina arriba y Colombia abajo".
 
Y fue precisamente por eso, porque lo miraron desde abajo, que los jugadores colombianos saltaron a la cancha con la intención de bajarse de encima a ese gigante que siempre los había pisoteado.
 
Por su parte, los gauchos salieron como siempre sacando pecho, y a pesar de estar complicados en la clasificación de la Eliminatoria, mostraron esa seguridad característica en su raza.
 
Sin embargo, las cosas no transcurrieron como se creía según los archivos de la historia y la estadística.
 
Fue una noche épica. Hasta los más pequeños tienen en su mente ese recuerdo imborrable de ver a sus padres y vecinos celebrando en las calles de Colombia esos cinco maravillosos goles.
 
El camino lo abrió Freddy Rincón en el primer tiempo, tras un pase del Pibe Valderrama. Después de eludir al arquero Sergio Goycochea, el vallecaucano definió con el arco vacío.
 
Los locales, obligados a ganar para disputar el repechaje, se regresaron al camerino con las manos vacías y el marcador en contra.
 
A solo cinco minutos del inicio de la parte complementaria, el Tino Asprilla bajó magistralmente un cambio de frente de Rincón, se deshizo de su marcador, y definió entre las piernas del portero, que no sabía la noche que se le venía.
 
Ver al técnico Alfio Basile y a su asistente Rubén Osvaldo el Panadero Díaz fumando en el banco, aunque era común, esa noche más que nunca, denotaba la desesperación de los argentinos que tuvieron que abrirse en defensa para intentar revertir el marcador.
 
Entre el Pibe, Rincón, Faustino y compañía, destrozaron con gran precisión y velocidad el juego de los argentinos que nunca supieron cómo hacerle daño a una selección que pasó a las historia.
 
El cronómetro marcaba el minuto 73 cuando Rincón volvía a superar a Goycochea. Desde ese momento ¡Colombia tierra querida! se convirtió en el himno de los millones de compatriotas que veían en televisión el inusual encuentro.
 
El 3-0 ya ponía los pelos de punta en nuestro país y las caras estiradas en los gauchos que presenciaron una de las noches, futbolísticamente, más fatídicas de su historia.
 
No menos importantes, y para enmarcar la victoria, llegaron el cuarto y el quinto gol.
 
El Tino se robó un balón en el medio campo, ganó en velocidad y bañó a Goycochea que acompañó el balón con la mirada. Era el segundo gol de la noche para el delantero del Parma de Italia y el cuarto de Colombia.
 
Adolfo el Tren Valencia selló con el quinto gol el triunfo y el baile incluido. El sí sí Colombia, sí sí caribe de ese 5 de septiembre nunca sonó igual desde ese día.
 
Este viernes,  Colombia tiene una generación de jugadores con la capacidad de volverle a ganarle a Argentina, después de más de 16 años de no sumar puntos en su territorio.
 
Esta vez, todo el país depositará la confianza en Falcao, Cuadrado, James y Teo, con el objetivo de sumar los tres puntos que acerquen el sueño de llegar al Mundial de Brasil 2014.