HISTÓRICO
El TLC con Panamá
  • Hernán González Rodríguez | Hernán González Rodríguez
    Hernán González Rodríguez | Hernán González Rodríguez
Hernán González Rodríguez | Publicado el 15 de marzo de 2010

El ministerio de Industria, Comercio y Turismo de Colombia, a cargo del señor Luis Guillermo Plata, informó recientemente sobre la realización de una reunión exploratoria con su homólogo de Panamá con el fin de llegar a firmar próximamente un acuerdo comercial sobre bienes, servicios y compras gubernamentales.
 
Si mal no recuerdo, el Ministerio aludido se vio forzado hace poco a prohibir el ingreso de mercancías panameñas por todos los puertos y aeropuertos del país y autorizó tan sólo unos pocos sitios para tal fin. Y estableció, además, un sistema de precios indicativos para controlar la espantosa subfacturación con dólares ilícitos y demás fraudes aduaneros. Algunos de los precios que registraban no cubrían ni siquiera el costo de las materias primas.
 
Si mis informaciones no fallan, Colombia le exporta a Panamá cerca de $300 millones de dólares anuales, al tiempo que no importamos de allí más de $50, a pesar de que las mercancías chinas provenientes de Panamá todavía inundan nuestros “Sanandresitos” por canales de dudosa procedencia y a precios de competencia desleal.
 
Panamá nos demandó ante la OMC por las medidas aludidas por considerarlas lesivas, en especial, para los comerciantes de Colón. Al respecto ha indicado el ministro Plata, que ya comenzaron ellas a ser levantadas en diciembre pasado, con la reapertura de los puertos para las importaciones primero, y ahora en febrero con el establecimiento de nuevos precios indicativos. De acuerdo con las explicaciones del Mincomercio, los precios que regirán pronto sí serán compatibles con la Organización Mundial del Comercio, OMC.
 
Quiera el Cielo que este Tratado de Libre Comercio o TLC, que, de acuerdo con el Ministro de Panamá, será evolutivo; es decir, sujeto a ajustes y ampliaciones posteriores, resultado de las evaluaciones mutuas. Esperamos que este TLC evolucione hacia un intercambio provechoso para los dos países.
 
Considero que el ministro Plata sí se ha desempeñado como ministro de Comercio, a juzgar por su notable interés por los tratados comerciales que ha promovido y firmado. Pero se encuentra él lejos de ser un ministro destacado de Industria, no puedo opinar sobre el Turismo. Esta cartera no ha contado casi nunca con grandes líderes y tampoco ha contado con el apoyo del Gobierno, del Congreso y, menos aún, de las autoridades monetarias.
 
Porque la producción industrial sigue figurando como la gran olvidada de nuestros gobernantes. Las tasa de cambio colombiana, revaluada o apreciada por sobre las tasas de casi todos los países del orbe, por culpa de las monetizaciones de Ecopetrol, Minhacienda y del narcotráfico, demuestra la indiferencia oficial por uno de los elementos clave para dar empleo por medio de las exportaciones. En Colombia nos preocupamos más por las “aperturas hacia adentro que hacia fuera”.