HISTÓRICO
El transporte terrestre pide pista en la guerra de tarifas aéreas
  • El transporte terrestre pide pista en la guerra de tarifas aéreas |
    El transporte terrestre pide pista en la guerra de tarifas aéreas |
Por GUSTAVO GALLO MACHADO | Publicado el 25 de agosto de 2012

El transporte terrestre no se queda quieto frente a las aerolíneas de bajo costo. Ahora, ‘volar’ por tierra no es descabellado sobre todo hoy, cuando el transporte terrestre de pasajeros pasó los años difíciles de inseguridad en las carreteras, que frenaron el crecimiento de las inversiones por las constantes pérdidas en quema de buses, carreteras cerradas por orden publico, derrumbes... Pero el panorama cambió y las empresas están retomando el camino de la modernización.

Además de la inversión en vehículos innovadores que representó para una de las empresas una inversión de 19.000 millones de pesos en un año, el transporte terrestre viene implementado soluciones tecnológicas de seguimiento que mejoran la seguridad y confiabilidad del servicio.

Por ejemplo, es posible que el familiar de un pasajero consulte en tiempo real ingresando a la pagina web de la empresa de transporte en qué lugar del camino se encuentra el pasajero, la velocidad a que avanza el bus y la hora a la que llegará a la ciudad de destino.

De acuerdo con la Cámara de Transporte de la Andi, el sector, que cuenta con 519 empresas, moviliza cerca de 130 millones de pasajeros anuales, cifra que viene teniendo un crecimiento irregular en los últimos años, debido a factores exógenos como el cierre de vías por el invierno y otros, que han frenado el crecimiento. Solo en 2011 se movilizaron 126 millones 338 mil 107 pasajeros en 12 millones 798 mil 114 frecuencias.

A esto se suma un reto adicional y es el de las aerolíneas de bajo costo, que irrumpieron en el país desde mayo pasado, específicamente, con Viva Colombia, abriendo una amenaza fuerte, pues hoy es posible que un pasaje en bus de Medellín a Bogotá cueste lo mismo que un viaje en avión.

En los primeros seis meses del año, según Atac, el transporte aéreo de pasajeros registró a nivel nacional un crecimiento del 10,2 por ciento (7,6 millones) y superior a la dinámica del mismo periodo un año atrás.

Llegó la comodidad
Pero como la pelea es peleando, los transportadores decidieron meterse la mano al bolsillo para conquistar los pasajeros. Así fue como Expreso Bolivariano modernizó su flota con la denominada ‘2G Golden’ que consiste en buses con centros de entretenimiento. Según Juan Carlos Calderón, gerente de la empresa, tienen consolas individuales para ver películas, escuchar música o conectar computadores portátiles mediante los cuales el viajero, además, podrá conectarse a internet vía WiFi.

En total, la empresa adquirió 40 buses de este tipo, cuyo costo individual es de 450 millones de pesos y se espera que en este segundo semestre ingresen otros 30 vehículos.

Además, Bolivariano también le metió el diente a la inversión en infraestructura tecnológica que le permite al pasajero, al igual que en una aerolínea, comprar el pasaje para cualquier época del año y seleccionar su lugar preferido en el bus a través del sitio en internet o por plataformas como Vía Baloto o Envía, es decir, la misma figura del tiquete electrónico.

“La competencia es dura la campaña de una aerolínea que asegura la oferta de pasajes a precios de tiquetes en bus, tema que está por verse, la intención en nuestra flota es ofrecer el servicio de una aerolínea, con un valor agregado”, responde Calderón.

Mario Rodríguez Escallón, presidente de Expreso Brasilia, otra de las grandes compañías del país, dice que en vez de disminuir, está aumentando el flujo de pasajeros. En su caso, el aumento es del 12 por ciento en lo que va del año.

“Con respecto a la guerra de tarifas aéreas, nos hemos defendido porque estamos en puntos intermedios donde los aviones no están llegando. La promesa de tiquetes baratos es un desafío que lo estamos enfrentando con inversión y servicio”, dice.

Por eso, en este segundo semestre la compañía espera tener en su parque automotor buses de dos pisos para los principales destinos. Adicionalmente, 60 buses nuevos ingresaron a la flota que tendrán internet y pantallas de entretenimiento. Las inversiones para este año serán superiores a los 20 mil millones de pesos.

Otra de las empresas que no se queda quieta es Rápido Ochoa, que tiene una flota de 100 buses modernos para trayectos largos.

Oscar Echeverri, gerente de la empresa, coincide en que la estrategia para sobrevivir en la dura competencia es llegar a ciudades intermedias a las que el avión no llega. Y como sus colegas lo han venido haciendo, en Rápido Ochoa también se están metiendo la mano al bolsillo para tener buses de última tecnología (internet inalámbrico, entretenimiento, espacio, servicio y vehículos de dos pisos), que tienen un costo individual de unos 700 millones de pesos y que llegarían al finalizar este año.

Repensar procesos
Para Viviana Tobón Jaramillo, directora de la Cámara de Transporte Terrestre de la Andi, el actual momento de competencia llevó a las empresas a repensar sus procesos y darle valor al servicio que se prestan.

“Sin embargo, la entrada de un competidor con igual precio y mucho menor tiempo de desplazamiento, dificulta los procesos de transformación y formalización del sector de transporte de pasajeros. Me explico, el transporte de pasajeros presenta varias fallas de mercado, la más profunda es que hay empresas con tarifas muy bajas debido a la informalidad de sus procesos (en temas laboral y tributario) y el poco compromiso con la seguridad del pasajero (baja calidad del mantenimiento, conductores mal remunerados y en guerra del centavo, cero inversión en capacitación)”.

Y añade que estas empresas, que subsisten por la falta de control del Estado, compiten en igualdad de condiciones con empresas que no pueden igualar esas tarifas porque ello afectaría la seguridad y la calidad notablemente.

Como el precio es una variable que le importa considerablemente al pasajero, agrega la vocera que las empresas de transporte formales quedan en la mitad de las empresas informales (tarifas muy bajas) y las aerolíneas de bajo costo que hoy ofrecen pasajes iguales a las de las empresas de transporte terrestre formales.

¿Un complemento? Sí
Fred Jacobsen, presidente de Viva Colombia, la compañía aérea que tumbó los precios de los viajes aéreos y que en muchos casos igualó con las del transporte terrestre, no ve una competencia directa con los buses, sino más bien un complemento.

“Siempre hemos dicho que el transporte aéreo y terrestre son esenciales para el país y complementarios”.

Por eso hoy la aerolínea, que a julio pasado había movilizado poco más de 117 mil pasajeros, está en conversaciones para hacer alianzas con empresas terrestres para llevar movilizar más usuarios.

“Sería fácil llegar a ciudades itermedias como Tunja o Sogamoso vía terrestre, para llevar pasajeros a Cartagena por Bogotá. Ese esquema funciona y nos parece importante para Colombia. A eso le apostaremos con una experiencia parecida que se tiene en México”, indica Jacobsen.

En bus o en avión. Usted, su bolsillo y su preferencia escogen en qué viajar. Lo cierto del caso es que ambos sectores están en la pelea por quedarse con el trozo más grande de la torta.