HISTÓRICO
El universo se acerca a los municipios antioqueños
Por LILLIANA VÉLEZ DE RESTREPO | Publicado el 13 de marzo de 2013
La luna y las estrellas, los planetas y las constelaciones empezaron a llegar desde el pasado 8 de marzo a los municipios antioqueños.

Los habitantes de Chigorodó fueron los primeros en vivir la experiencia de tener el universo en su territorio gracias al planetario portátil, un domo inflable que permite que 36 personas puedan disfrutar de viajes por el Universo.

El interior es un salón amplio y en total oscuridad que tiene alrededor una cómoda banca y un proyector con lente especial para recorrer el cielo desde diferentes programas como Uniview o Stellarium, explicó Carolina Giraldo Serna, coordinadora de diseño del Planetario de Medellín.

El programa hace parte de la estrategia de la Gobernación Antioquia la más educada en ciencias, y tiene varios propósitos, según precisa el físico y astrónomo Carlos Molina, director de Astronomía del Planetario.

En primer lugar, se busca llevar la ciencia a cada rincón del departamento, llamar la atención sobre los temas científicos, la astronomía y el universo, despertar la fascinación y promover la importancia de los cielos oscuros.

El proyecto se complementa con una sesión con telescopios, el estudio de la carta astral, y conecta a su vez con los programas de biodiversidad y ecología del Parque Explora.

Además, el domo portátil viaja abordo del Explora móvil, un camión multipropósito en el que viajan también programas de lúdica científica para interactuar con la comunidad.

Cielos estrellados
Una de las ventajas de llevar un planetario a los municipios tiene que ver con las posibilidades que estos ofrecen de cielos oscuros.
"Allí se pueden ver en promedio 10.000 estrellas, mientras que en uno iluminado, como ocurre en las ciudades, lo máximo que se puede apreciar es un promedio de 100", explica Carlos Molina.

El astrónomo habló de la importancia de volver a conectar con el cielo, una bóveda celestial que ha sido fuente de inspiración en muchos niveles: ciencia, filosofía, música y poesía, por citar algunos.

Debemos volver a mirar las estrellas y no dejar de soñar. Para ello se cuenta con el apoyo de los expertos del Planetario de Medellín quienes con sus diversos programas nos enseñan a ver más allá.