HISTÓRICO
Es poco probable que Maduro acepte la derrota: Washington Post
  • Es poco probable que Maduro acepte una derrota, según Washington Post | El presidente encargado ya declaró en una de sus intervenciones que sí aceptaría su derrota y que el ganador se posesionará el 19 de abril. FOTO AP
    Es poco probable que Maduro acepte una derrota, según Washington Post | El presidente encargado ya declaró en una de sus intervenciones que sí aceptaría su derrota y que el ganador se posesionará el 19 de abril. FOTO AP
Efe | Publicado el 12 de abril de 2013

El presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, "podría lamentar su victoria" en las elecciones del domingo próximo porque tendrá que lidiar con el legado de Hugo Chávez, indicó este viernes en un editorial el diario The Washington Post.

El editorial destaca que las elecciones venezolanas no contarán con la presencia de observadores electorales de la Unión Europea ni de la Organización de Estados Americanos (OEA) y añade que "no es una sorpresa que las encuestas muestren que Maduro ganará esta contienda".

"Y si por azar no gana, es poco probable que el régimen acepte el resultado", agregó el editorial. "El mismo Maduro declaró recientemente que la respuesta sería 'un levantamiento popular'".

"Pero Maduro podría llegar a lamentar su triunfo" , advirtió el Post.

"Chávez dejó un desastre extraordinario que incluye la inflación galopante, la escasez grave de energía y bienes de consumo y una de las tasas de homicidios más altas del mundo", indica el editorial.

"Las exportaciones de petróleo, que han mantenido el país a flote, están disminuyendo", apuntó el rotativo. "Probablemente ni el mismo Chávez podría haber asegurado la tolerancia de los pobres del país por el duro remezón económico que se avecina. Y Maduro, seguramente, no la tendrá".

El editorial señala que Maduro, un exconductor de buses, de 50 años de edad, "obviamente falto de carisma, va a los extremos para vincularse con su mentor, y eso no es una sorpresa".

"Tampoco es una sorpresa, desafortunadamente, la forma en que el gobierno maneja la elección", afirmó. "En violación de la constitución venezolana a Maduro se le declaró presidente después de la muerte de Chávez, dándole vastos poderes sobre el gasto y los medios del Estado", añadió.

Maduro "ordena regularmente cadenas nacionales de televisión en las cuales él promete que resolverá los enormes problemas del país y lanza vituperios al dirigente opositor Henrique Capriles".

"Las fuerzas armadas y la empresa estatal petrolera, las dos instituciones mayores de Venezuela, se han movilizado descaradamente en apoyo de Maduro", según el editorial.
 
En contraste "a la campaña de Capriles se le han asignado cuatro minutos de difusión diaria en los múltiples canales de la televisión estatal, y a sus representantes se les ha negado el acceso al centro de escrutinio de votos en la noche de la elección", apuntó el Post.