HISTÓRICO
En $22.800 mensuales se ajustó el mínimo
  • En $22.800 mensuales se ajustó el mínimo
POR FERNEY ARIAS JIMÉNEZ | Publicado el 28 de diciembre de 2012

Más se demoró el Gobierno en anunciar que el salario mínimo para 2013 se aumentará un 4,02 por ciento, es decir que quedará en 589.500 pesos mensuales, que las centrales obreras en advertir que demandarán ante la Corte Constitucional el decreto 2738, expedido ayer, por el que se fijó la remuneración, que regirá a partir del primero de enero.

Según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdena s, el aumento estará 1,4 puntos porcentuales por encima del índice de inflación, que se estima cerrará el año en 2,65 por ciento, y doblará el nivel de productividad, que es de 0,7 por ciento.

El funcionario añadió que cada punto del incremento salarial le costará al Gobierno 200.000 millones de pesos, con lo que el costo total será de 800.000 millones, pues la medida cobijará a 500.000 soldados y policías, así como a 500.000 trabajadores del sector público.

Julio Roberto Gómez Esguerra, presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), calificó el reajuste de 22.800 pesos mensuales y de 749 pesos diarios como una inocentada. "Si no fuera porque vimos directamente al Ministro de Hacienda, esto sería una inocentada, pero infortunadamente es la realidad. Es un incremento miserable, un acto de provocación para los trabajadores y una afrenta a quienes devengan el salario mínimo legal".

Sobre la acción legal que se interpondrá, Gómez dijo que a mediados de enero los abogados del Comando Nacional Unitario, que reúne a las principales centrales obreras del país, entablarán la demanda ante la Corte Constitucional porque, "no se respetó lo que establece la sentencia 815 de 1999, que dice cuáles son los elementos que deben tenerse en cuenta para fijar el salario mínimo, la inflación causada, la inflación esperada, la productividad y la contribución del trabajo a la conformación de capitales y al desarrollo del país".

Otras fuentes consultadas por este diario manifestaron que los empresarios no fueron justos con los trabajadores, luego de haber logrado lo que llamaron un ‘golazo’ en la reforma tributaria, con el desmonte de los aportes parafiscales para el Sena (2 por ciento), Icbf (3 por ciento) y salud (4 por ciento), que implicará que dejarán de pagar unos 5 billones de pesos en 2013. "Por lo menos, podrían haber compensado una parte de ese ahorro que lograrán", dijo un dirigente político.

Percepción empresarial
Guillermo Botero Nieto, presidente de Fenalco, gremio de los comerciantes, consideró que la decisión del Gobierno estaba dentro de lo esperado, debido al indicador bajo que tendrá la inflación y que deja tranquilos a los empresarios.

"Es un aumento que tiene sentido y me imagino que tuvieron en cuenta el tema de las pensiones. La cifra también está cerca de la propuesta que hicieron los empresarios en la mesa de concertación, que fue 3,5 por ciento", dijo Botero.

El dirigente destacó que se debe tener en cuenta que el ajuste del salario mínimo es también un referente para el aumento de quienes ganan más de esta remuneración.

Pedro Montoya Muñoz, gerente de ComprimAire y dirigente gremial, dijo que a todos los trabajadores los golpea el salario mínimo porque no tiene relación con sus gastos mensuales... "El salario siempre será mínimo y, para los empresarios, el salario de 589.500 pesos, se convierte en un salario superior a un millón 200 mil pesos, por el efecto en las prestaciones sociales y otros pagos... Es una soga al cuello que llevan los empleadores del país".

Ramón Javier Mesa Callejas, decano de Ciencias Económicas de la Universidad de Antioquia, explicó que el aumento responde a un manejo macroeconómico, mas no a un criterio social. "Se tuvo en cuenta la inflación, que es posible que el año entrante se sitúe por debajo del 3 por ciento y además guarda consonancia con el desempeño de la economía esperado para 2013 y el crecimiento proyectado de 4 por ciento, así como los sectores que más trabajo formal generan en el país, el de la construcción, la industria y el comercio, que han estado de capa caída desde el segundo trimestre de este año".

El docente admitió que el aumento salarial decretado no responde a la necesidad de mejorar la calidad de vida de los trabajadores, pues no satisface las necesidades de las familias que deben sostenerse con un salario mínimo.

Para el dirigente Mario Múnera Jaramillo, gerente de Marllantas, "el aumento es miserable, irrisorio y deprimente" y dice que no se explica cómo una persona vive con un aumento mensual de 22.800 pesos. "Es un aumento miserable y la gente no merece ese trato.... Aquí, en Marllantas, nadie devenga menos de 700 mil pesos mensuales y creo que este debe ser el nivel del salario mínimo en el país y a nadie le aumento menos del 10 por ciento.... Ese aumento me da rabia porque es un salario de miseria y la economía no está tan difícil para no haber hecho un aumento mayor".

¿Quiénes ganan el mínimo?
Según el viceministro de Empleo y Pensiones, Mauricio Olivera, en Colombia el 6,1 por ciento de la población económicamente activa, es decir, 1,2 millones de colombianos, devengan el salario mínimo.

"Durante el primer semestre de este año, en Colombia 11,16 millones de personas ganaron entre uno o menos de un salario mínimo legal vigente, respecto del total de la población económicamente activa que corresponde a 19,74 millones de personas, es decir, el 56,54 por ciento", añadió Olivera. Agregó que suman 9,96 millones los colombianos que ganan menos de un salario mínimo, 3,44 millones en el campo, y de los cuales, solo 153.488 devengaron un salario mínimo completo.

El funcionario justificó que desde el año 1996, el ajuste al mínimo ha sido superior a la inflación, y que el incremento salarial ha sido superior al registro de la inflación causada durante cada año, es decir que en ese tiempo el ajuste del salario mínimo ha sido en promedio 1,5 puntos porcentuales por encima de la inflación.

"El salario mínimo en Colombia, como proporción del salario medio es el más alto de América Latina. Aunque esto permite que los trabajadores con ese sueldo puedan mejorar su calidad de vida, este fenómeno también dificulta la vinculación laboral de los trabajadores informales", declaró Olivera.