HISTÓRICO
En Currulao izan su bandera
  • Donaldo Zuluaga, enviado especialLos habitantes de Currulao, entre muchas otras razones para convertirse en municipio, esgrimen la falta de atención de la administración local de turbo y, como ejemplo, ponen la falta de acueducto y el estado de las vías que, en invierno, se convierten en un lodazal.
    Donaldo Zuluaga, enviado especial
    Los habitantes de Currulao, entre muchas otras razones para convertirse en municipio, esgrimen la falta de atención de la administración local de turbo y, como ejemplo, ponen la falta de acueducto y el estado de las vías que, en invierno, se convierten en un lodazal.
  • Carlos Alberto Beer, uno de los líderes de Currulao municipio.
    Carlos Alberto Beer, uno de los líderes de Currulao municipio.

  • En turbo dicen que hacen cuentas alegres con el tema de la independencia.
Por
Javier Arboleda García
Enviado especial Turbo

En un juego del mejor ajedrez, que ganará el que haga la movida maestra, se convirtió el debate político y jurídico para lograr o evitar que Currulao, actual corregimiento de Turbo, se convierta en municipio, como ya lo estipula una ordenanza de la Asamblea de Antioquia, que cursa su trámite de revisión en el Tribunal Administrativo del departamento.

En parte el juego se inclinará en las próximas elecciones de octubre y el ganador será el que mayor fortín electoral le saque a la jornada que definirá nuevos alcaldes, concejos, gobernadores y asambleas.

Antes de esa fecha es difícil que el tribunal se pronuncie sobre la legalidad del acto administrativo y, si lo hace, esas elecciones le darán bases a este o al gobernador entrante sobre la conveniencia de sancionar o no la ordenanza.

Las apuestas están casadas: los líderes de Currulao dan por sentado que serán municipio, mientras que los dirigentes de Turbo dicen que falta camino por recorrer.

En el corregimiento, liderados por Carlos Alberto Beer y Fernando Callejas, futuros candidatos a ser el primer alcalde, están llenos de argumentos a favor de este cambio.

"Quedaríamos con 24.462 habitantes (14 en el departamento), 47.418 kilómetros cuadrados (más grande que municipios como Olaya, Dabeiba, Mutatá...) y con unos ingresos que bordean los 6.012 salarios mínimos (2.280 millones de pesos", dice Beer.

A esto se le sumarían los recursos que ingresarían por educación, pues en cuatro instituciones hay 7.500 alumnos matriculados.

Todos quieren
Beer y Callejas dicen que hay unanimidad en la idea de convertirse en municipio y, entre otras razones, exponen las siguientes: una sola vía pavimentada y eso porque al caserío la atraviesa una carretera nacional y un centro de salud donde su personal carece de los elementos mínimos para su labor.

"Además, no hay acueducto y alcantarillado, pese a que nos los prometieron hace años (hay uno en proyecto, pero su construcción está suspendida por un problema técnico)".

Ellos y muchos otros líderes ven la viabilidad del proyecto, basados en los recursos que entrarán por concepto de los impuestos de Industrial y Comercio y Predial, pues en sus predios tiene asiento el 90 por ciento de las fincas plataneras y bananares de Turbo.

"Con todo esto podemos administrar mejor nuestro futuro, porque llevamos 20 años soportando el abandono de los administradores que llegan a Turbo", dice el concejal Callejas.

La otra cara
El alcalde de Turbo, William Palacio Valencia, ha sido el mayor opositor a que el municipio sea cercenado, basado en lo inconveniente que es para la población un proyecto de estos y en que la asamblea carecía de competencia para aprobar la ordenanza, debido a que Turbo fue elevado a la categoría de Distrito Especial Portuario.

El concejal Milciades Córdoba Riaño, a la posición del mandatario, le agrega que los dirigentes de Currulao pondrán en el limbo a ese caserío en caso de que se erija municipio, "pues mientras se resuelven los líos jurídicos y las posibles demandas, toda inversión quedará congelada".

Córdoba Riaño advierte que es inocua la excusa de falta de atención de la administración local al corregimiento, "porque se han hecho inversiones importantes en saneamiento básico y educación".

Explica que la suspensión de las obras del acueducto obedece más a un problema de predios que a falta de voluntad política y concluye que los impulsores de la desmembración "están haciendo cuentas alegres con lo que supuestamente recibirán por concepto de (impuesto) Industria y Comercio y Predial".

Las cartas están puestas y los líderes que pujan por convertir o evitar que Currulao sea municipio ya mostraron sus apuestas, pero esperan refrendarlas con votos en las elecciones de octubre.

El pan está en la puerta del horno, habrá que esperar para ver a quién se le quema...


La opinión
?Merecemos ser municipio porque cumplimos con los requisitos de la ley 617 y porque merecemos manejar nuestros propios recursos en beneficio de una comunidad muy grande?.
Hernando Calderín, oficial de construcción.

?Es una necesidad sentida, debido al abandono del municipio de Turbo. Nos vimos obligados por las circunstancias y, por eso, se conformó una junta promunicipio. Queremos inversión social?.
Hiner Alfonso Pérez, comerciante de Currulao.

?Lo necesitamos y lo merecemos, porque como comunidad hemos padecido de muchas necesidades que, con ese proyecto, podemos entrar a resolver en el corto plazo?.
José Manuel Lozano, coordinador de una parcela platanera.

?Tenemos necesidades y siempre nos dicen que no hay plata, que los recursos no alcanzan. Carecemos de agua. Hay muchas enfermedades. Estamos seguros de que esto se puede mejorar?.
Rodrigo Morelo, trabajador de una finca platanera.

?Cuando seamos municipio todo va a mejorar. Necesitamos el empuje de todos y la plata que le daremos a la nueva administración, seguro, que se verá en obras sociales para la gente?.
Ledy Rodríguez, comerciante de Currulao.



Currulao wants to be a municipality
The political and legal debate revolving around whether or not Currulao, a corregimiento of Turbo, should become a municipality turned into a chess game of the first order.

The ordinance was approved by the Assembly of Antioquia; now, it is the Administrative Court's turn to decide whether or not the decision on the part of the Assembly was legal.

Currulao's fate as a municipality will be decided, in part, in next October's elections, as the number of votes coming in from this corregimiento will give Currulao great political weight.

Only after elections will the Court give its verdict.