HISTÓRICO
En estudio, ley que permitiría cambiar el orden de los apellidos
  • En estudio, ley que permitiría cambiar el orden de los apellidos |
    En estudio, ley que permitiría cambiar el orden de los apellidos |
POR SERGIO A. NARANJO M. | Publicado el 10 de diciembre de 2012

De ser aprobada una ley que cursa en el Congreso, los bebés que se van a registrar a partir de ese momento tendrán la posibilidad de llevar primero el apellido de la madre si así lo desean sus padres.

La iniciativa, que ya pasó su primer debate en Senado, como lo señala su autor, Armando Benedetti, "permitirá romper con la tradición que los hijos lleven primero el apellido del padre y se pueda optar por escoger el orden", teniendo en cuenta que en el país existen muchas madres solteras o padres que no responden por sus hijos.

Ante la autoridad competente, como el notario, los padres podrán decidir qué apellido le pondrán primero a su recién nacido.

Si los titulares no dicen nada, pues se seguirá la tradición y se le otorgará primero el del padre, pero si no se pusieran de acuerdo los padres, el funcionario "sorteará el orden de los apellidos", indica el proyecto.

El único requisito para los padres es que el orden que le den al primer hijo, regirá en las inscripciones de nacimiento posteriores de sus hermanos.

Para los hijos que son de madre soltera, llevarán los dos apellidos de ella y en caso de que esta tenga solo uno, se podrán duplicar.

Además, al cumplir 18 años, el hijo "podrá solicitar que se altere por una vez el orden de los apellidos".

Para Lida Marín, coordinadora del programa Construcción de Sujetos Políticos en la Corporación Vamos Mujer, es un proyecto "interesante en la medida que trata la concertación en la pareja y no la imposición", pero se queda corto en su intento de igualar al padre y la madre en la educación y construcción de la vida de sus hijos.

"Queda la duda de qué tanto aporta la iniciativa al llamado que tiene que hacer la sociedad para que los hombres sean realmente paternos y que no se contribuya a una desresposibilización de ellos respecto al papel que tienen que jugar como parte de la pareja y de la crianza de los hijos", agregó.

Por su parte para el abogado, Francisco Bernate, de la Universidad del Rosario, explicó que "es una ley sin ninguna importancia, ni quita ni pone. Hoy la persona lleva sus dos apellidos, en reconocimiento al papá y a la mamá, el orden no es discriminatorio en absoluto, porque se ponen los dos".