HISTÓRICO
En su primer Domingo de Ramos, Francisco invitó a la vida austera
  • En su primer Domingo de Ramos, Francisco invitó a la vida austera | Apegado a su estilo espontáneo, el Papa Francisco saludó a varios bebés durante el recorrido por la Plaza de San Pedro. FOTO REUTERS
    En su primer Domingo de Ramos, Francisco invitó a la vida austera | Apegado a su estilo espontáneo, el Papa Francisco saludó a varios bebés durante el recorrido por la Plaza de San Pedro. FOTO REUTERS
Por DIANA CAROLINA JIMÉNEZ | Publicado el 24 de marzo de 2013

Con un dicho popular de su abuela y el anuncio de que viajará a Río de Janeiro en julio para la edición número 28 de la Jornada Mundial de la Juventud, el Papa Francisco inició ayer una de sus eucaristías más importantes desde que fue elegido: la del Domingo de Ramos, que conmemora la entrada de Jesucristo en Jerusalén y que tradicionalmente abre la Semana Santa.

Una vez más, el Sumo Pontífice latinoamericano se salió de sus apuntes y rompió con la rigidez ante más de 250.000 devotos que, emocionados, escucharon a lo largo y ancho de la plaza de San Pedro su invitación a no ilusionarse con la sed del dinero: "Como decía mi abuela: niños, el sudario no tiene bolsillo".

Su homilía, predicada con un lenguaje llano, llamó a evitar la corrupción y la codicia y a llegar a "los humildes, los pobres y los olvidados".

El padre Diego Uribe Castrillón, docente de la facultad de Teología de la Universidad Pontificia Bolivariana, señala que en la ceremonia "el Papa nos dio un mensaje y ejemplo de dignidad y austeridad que nos recuerda la actitud de Cristo, quien fue a la vez Rey y servidor; pastor y hermano. Le dijo al mundo que la austeridad es tener lo necesario para vivir y lo suficiente para compartir".

Y es que desde su elección el 13 de marzo, Francisco ha hecho de los marginados el centro de su misión como sucesor de Pedro, guiado por sus prioridades jesuíticas. Su nombre es en recuerdo de san Francisco de Asís, que renunció a una vida de opulencia y abrazó con humildad la pobreza y simplicidad para difundir el Evangelio entre los pobres.

"Miremos a nuestro alrededor: ¡cuántas heridas han sido infligidas a la humanidad por el mal… Guerras, violencia, conflictos económicos que han golpeado a los más débiles por la ambición por el dinero, el poder, la corrupción, las divisiones, los crímenes contra la vida humana y contra la creación", dijo el Papa, mientras decenas de miles de asistentes llenos de fe agitaban ramas de olivo y hojas de palma.

"La misa fue la misma de cada año, pero el estilo del Papa es lo particular. Su sentido elemental de mostrar a Dios. Si Juan Pablo II fue el papa de la esperanza y Benedicto XVI el de la fe, Francisco será el de la caridad. Esta es una secuencia de virtudes, los papas son complementarios", explicó el sacerdote y docente.

Una vez culminada la ceremonia, los agentes de seguridad del pontífice corrían en torno del vehículo para recoger a tal o cual bebé. En un momento, Francisco bajó del vehículo, besó a una mujer y conversó brevemente con ella, y otro hombre alargó el brazo para palmearle el hombro, un gesto que, según analistas, hubiera sido imposible durante el pontificado del discreto Benedicto XVI.

"Hay una sensibilidad distinta. El ser un Papa latinoamericano influye en la calidez, así como su opción personal desde que era obispo, de enfocarse en la gente. Sus actos cambian radicalmente la noción de que la Iglesia es arriba y el pueblo abajo", explicó Catalina Hernández, teóloga y docente del Centro de Estudios Teológicos de la Universidad del Rosario.

Visitará Río de Janeiro
El papa Francisco reiteró ayer durante el Ángelus la invitación a todos los jóvenes del mundo a viajar a Río de Janeiro para la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en julio próximo.

"En julio a Río, preparad espiritualmente el corazón para la Jornada Mundial de la Juventud", dijo el Papa en español, italiano, alemán, inglés, polaco y francés.

"Os encomiendo a María, ante todo a vosotros, queridos jóvenes, y vuestro itinerario hacia Río de Janeiro. Buen camino a todos", añadió en español.

"El lema de este año es Ir y hacer discípulos de todos los pueblos. Queridos amigos, también yo me pongo en camino con vosotros... Ahora estamos ya cerca de la próxima etapa de esta gran peregrinación de la cruz de Cristo. Aguardo con alegría el próximo mes de julio, en Río de Janeiro. Os doy cita en aquella gran ciudad de Brasil", manifestó.