HISTÓRICO
Encuentran el cuerpo del patrullero desaparecido en Bogotá
  • Encuentran el cuerpo del patrullero desaparecido en Bogotá
Colprensa | Publicado el 04 de febrero de 2013

De la peor manera posible terminó la búsqueda, que desde hacía nueve días, adelantaban familiares y compañeros del patrullero de la Policía Jairo Alberto Díaz Vergara.

Vestido con una camiseta verde oliva, con signos de tortura, baleado y metido entre una bolsa plástica, el cuerpo sin vida del uniformado fue hallado este lunes en un caño de la localidad de Usaquén.

Miembros del cuerpo de socorro de la Policía (Ponalsar) lo encontraron a la altura de la calle 174 con carrera Cuarta, flotando en las aguas putrefactas de un canal que atraviesa el mismo cerro en el que el policía había desaparecido mientras atendía un llamado de emergencia el pasado domingo 27 de enero.

Al parecer, el fuerte aguacero que cayó este lunes sobre la ciudad hizo que los niveles de agua del caño se elevaran y sacaran a flote el cadáver del uniformado.

Al conocer la lamentable noticia, el director de la Policía Nacional, general José Roberto León Riaño, afirmó desde Ibagué, donde se adelantaba un consejo de seguridad, que “ya se está coordinando el levantamiento de él y posteriormente para saber sobre el dictamen de la necropsia que va a hacer el Instituto de Medicina Legal. El caso lo está manejando directamente el general Martínez, el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá”.

El vicepresidente Angelino Garzón, aseguró que los responsables de la muerte del patrullero Diaz "consideran que con la tortura y la muerte se puede acallar la población de bien, que denuncia y lucha por combatir cualquier acto delictivo".

Al solidarizarse con los familiares del uniformado muerto calificó el ataque como un desafío al Gobierno Nacional y a las autoridades que no se quedará sin castigo. “Que los responsables de este crimen entiendan que, ni el Gobierno Nacional, ni el Gobierno Distrital, ni la Policía Nacional, van a aceptar pasivamente este hecho criminal desafiante con la población de Bogotá y con el Estado Colombiano. A ese desafío responderemos decididamente para encontrar a los responsables y para que sean sancionadas por la justicia colombiana”.

Fin de la búsqueda
Aquel 27 de enero en horas de la tarde, Díaz y tres de sus compañeros del CAI Villa Nidia recibieron una llamada en la que les informaban sobre la supuesta presencia de hombres armados en la parte alta de los Cerros Nororientales de Bogotá, entre los barrios Santa Cecilia y Cerro Norte.

Los uniformados decidieron separarse en el Cerro para hacer más efectiva la búsqueda de los sospechosos. En un momento Díaz se internó en la maleza y no volvió a ser visto por quienes lo acompañaban.

Al ver que no aparecía, sus compañeros decidieron avisar a sus superiores sobre lo sucedido, por lo que organismos de socorro y otros hombres de la Policía iniciaron lo que luego se convertiría en una búsqueda de nueve días que finalizó ayer de la forma más trágica.

Ahora lo que se busca establecer es quién o quiénes están detrás de este macabro crimen, pues con el hallazgo del cadáver toma fuerza la hipótesis de que Díaz habría sido secuestrado.

¿Lo secuestraron para matarlo?
Aunque en la mañana de este lunes el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía de Bogotá, había dicho que no había hipótesis acerca del paradero y la suerte del patrullero Díaz, con el hallazgo de su cadáver toma fuerza la versión de que este habría sido secuestrado por bandas criminales que actúan en la zona y querían cobrarle una importante incautación de droga. Esta teoría es materia de investigación.