HISTÓRICO
Es la hora de ponerse al día con la libreta militar
  • Es la hora de ponerse al día con la libreta militar | Juan Fernando Cano | Durante todo el año hay 18 funcionarios militares en Medellín trabajando para definir la situación militar de quienes lo requieren. Con motivo de la jornada especial programada esta semana en el Palacio de Exposiciones, este número de funcionarios se incrementó a 200. El horario es de 6:00 a.m. a 8:00 p.m.
    Es la hora de ponerse al día con la libreta militar | Juan Fernando Cano | Durante todo el año hay 18 funcionarios militares en Medellín trabajando para definir la situación militar de quienes lo requieren. Con motivo de la jornada especial programada esta semana en el Palacio de Exposiciones, este número de funcionarios se incrementó a 200. El horario es de 6:00 a.m. a 8:00 p.m.
José F. Loaiza Bran | Publicado el 05 de abril de 2011

Aferrada a las rejas que rodean el Palacio de Exposiciones, Oliva Oquendo espera a que su hijo salga de pronto con la libreta militar en la mano. Desde las 6:00 a.m., cuando comenzó la atención, lleva más de tres horas contemplando el movimiento de hombres de camuflado y a la distancia los rostros de cientos de jóvenes que buscan el mismo documento.

En fila cientos de ellos hacen turno para definir su situación militar. La mayoría son jóvenes, pero también los hay veteranos como Heiber Gaviria, de 40 años, viajó desde Salgar con la esperanza de salir con su libreta militar.

"Será que uno es muy dejado y solo al momento de necesitar la libreta, entonces tiene que venir ya a las carreras a hacer las vueltas", señala. Como la gran mayoría, se decidió porque le exigen el documento para trabajar.

Aunque la jornada es para los hombres que requieran definir su situación, algunos se valen de familiares y hasta de la novia para estar entre los 1.500 cupos dispuestos cada día desde el lunes hasta el próximo viernes, para totalizar 7.500 personas. Tras la primera jornada en la que se atendieron 950 personas, hubo quienes decidieron amanecer en la fila.

Después de un viaje de tres horas en bus, a las 5:00 a.m. Heiber tomó un lugar y ahora espera bajo el sol intenso que dos soldados le den ingreso. A pesar de que todavía no comienza el trámite, espera devolverse a su municipio al final del día.

"Si me tengo que quedar más días, tocará", sentencia con aire de resignación.

"Particularmente la gente se acostumbra a venir en los últimos días", sostiene el coronel José Luis Martínez Suárez, comandante de la Cuarta Zona de Reclutamiento.

"En la primera entrada del lunes tuvimos 450 personas. Hoy (martes) fueron 950 personas", sostuvo.

No es reclutamiento
Con Oliva hay un pequeño grupo de madres ante la puerta, pero con el corazón al interior del Pabellón Amarillo. A algunas el temor de que a sus muchachos les corten el cabello al rape, les pongan uniforme y los recluten para prestar servicio militar, les oprime el pecho y no las deja marcharse a pesar de que no es este el propósito de la convocatoria.

"Aunque la ley prevé que es hasta los 28 años el servicio militar, nosotros estamos haciendo una excepción para personas mayores de 25 años y les definimos el mismo día", aseguró el general Rafael Neira, jefe de Reclutamiento del Ejército.

Todo en un mismo lugar
A pesar de que la jornada es extensa, una vez dentro del recinto, está todo lo necesario para obtener la libreta el mismo día, sin tener que llevar más que la cédula y en el caso de los bachilleres, copia autenticada del acta de grado y el diploma.

"El joven pasa a verificación, luego recoge toda la documentación que debe presentar, arma su carpeta y viene a estos sitios donde estamos los delegados de la Dirección de Reclutamiento para definirle la situación", explica el coronel coronel Mario Martínez Suárez.

Agrega que para quienes tienen menos de 62 puntos en la encuesta del Sisbén, el costo del documento militar está alrededor de los 80.000 pesos. Para los demás depende de su patrimonio y salario mensual. Algunos llegan a cancelar más de 500.000 pesos en la misma jornada o hasta el viernes en caso de no tenerlos en el momento.

-Vargas Marín, Peláez Zapata, Castrillón Quintero- se escucha al final, tras un proceso de horas. Y los jóvenes se van acercando a reclamar su libreta militar.

John Mario Jiménez, de 27 años es uno de ellos, que exhibe el documento y dibuja una despedida en el aire para los que esperan. Se gastó una jornada y media (el lunes se fue con el recibo y ayer vino a cancelar), pero logró su objetivo.

Afuera, Oliva y otras madres seguirán esperando.