HISTÓRICO
Esculturas públicas ¿a quién le duelen?
  • Esculturas públicas ¿a quién le duelen? | La escultura La Vida, de Rodrigo Arenas Betancurt, es emblema de la ciudad. Monumento conservado en predios de Suramericana. FOTO JAIME PÉREZ
    Esculturas públicas ¿a quién le duelen? | La escultura La Vida, de Rodrigo Arenas Betancurt, es emblema de la ciudad. Monumento conservado en predios de Suramericana. FOTO JAIME PÉREZ
Por JOSÉ F. LOAIZA BRAN | Publicado el 26 de enero de 2013

Un acuerdo municipal de 1968, que sobrevivió con algunas modificaciones hasta 1994, sembró de esculturas la ciudad a los pies de cada edificio privado construido en la época. Son muchas las obras de arte que fueron concebidas gracias a la norma, algunas son emblemas urbanos, mientras que otras pasan sus días sin tanta gloria. A algunas las opacan el abandono y los vándalos.

En un recorrido por la ciudad, partiendo de la escultura La Vida, del maestro Rodrigo Arenas Betancourt, frente al edificio de Suramericana —incluyendo El Sol, de Edgar Negret, portal descolorido del aeropuerto internacional José María Córdova— Armando Montoya, escultor y profesor de arte de la Universidad de Antioquia, valoró algunas piezas de esta colección urbana a cielo abierto. Obras de Justo Arosemena, Ronny Vayda, Luis Fernando Peláez, Clemencia Echeverry, entre otros autores, ostenta la ciudad, aunque en algunos casos su estado de conservación no es el mejor.

"Toda edificación que se construya en el Municipio de Medellín y cuyo presupuesto sea superior a 3.000.000 de pesos, tendrá como parte esencial una obra plástica que lo distinga y embellezca, para concederle la respectiva licencia", rezaba el Acuerdo de Obras de Arte, que con los años fue derogado, entre otras razones por los esguinces que algunos constructores lograron de la norma para ahorrar en la inversión.

La directora del Museo de Antioquia, Ana Piedad Jaramillo, consideró que en su momento la iniciativa sirvió de incentivo a los artistas antioqueños.

Sin embargo advirtió que "hay obras a las que hay que ponerles la mano".

El presidente del Concejo de Medellín, Nicolás Albeiro Echeverry, señaló que en la actualidad no hay ninguna iniciativa en la corporación por darle vida a una norma de estas características, aunque se comprometió a crear una comisión que recoja la inquietud para aportar a la creación artística y su conservación.

"Habría que revisar los términos, porque tampoco tendría sentido llenar la ciudad de esculturas en cada edificio, sin tener en cuenta la calidad ni el mantenimiento", consideró.