HISTÓRICO
Estados Unidos se prepara tras las amenazas de Norcorea
  • Estados Unidos se prepara tras las amenazas de Norcorea | Estados Unidos continuó con las maniobras militares que adelanta con Corea del Sur en la península de Corea. FOTO REUTERS
    Estados Unidos se prepara tras las amenazas de Norcorea | Estados Unidos continuó con las maniobras militares que adelanta con Corea del Sur en la península de Corea. FOTO REUTERS
Por EFE | Publicado el 30 de marzo de 2013

El Gobierno de Estados Unidos está en alerta y evaluando seriamente las últimas amenazas de Corea del Norte, cuya virulencia y prolongación en el tiempo han hecho aumentar el temor al riesgo de un ataque limitado por parte de ese país.

La opinión de consenso es que estas amenazas son "lo mismo de siempre", en cuanto a que suponen una continuidad de la retórica belicista usada ya en el pasado por el régimen norcoreano, pero analistas y Gobierno también coinciden en que esta vez el tono y el nivel de tensión son más preocupantes.

"Nos tomamos en serio estas amenazas y permanecemos en estrecho contacto con nuestros aliados de Corea del Sur", dijo ayer en un comunicado la portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, Caitlin Hayden.

Pese a recordar que Corea del Norte tiene "un largo historial de retórica belicista", Hayden destacó que E.U. está "totalmente preparado" para defenderse en caso de ataque y que tomará "medidas adicionales" como "incrementar los interceptores terrestres y radares" en su territorio.

Por su parte, Norcorea afirmó ayer que ha entrado en "estado de guerra" con Corea del Sur, continuando con la escalada de dura retórica contra Seúl y Washington, pero Corea del Sur y su aliado restaron importancia al comunicado y lo consideraron poco más que un lenguaje fuerte.

"Desde este momento, las relaciones entre Norte y Sur entrarán en estado de guerra y todos los temas que se planteen entre Norte y Sur se manejarán en consecuencia", dijo un comunicado divulgado por la agencia de noticias oficial de Corea del Norte, Kcna.

Pyongyang también amenazó con cerrar una zona industrial fronteriza, el último ejemplo remanente de cooperación intercoreana que da al empobrecido norte acceso a 2.000 millones de dólares en comercio al año.

Las tensiones han escalado desde que el nuevo y joven líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, ordenó una tercera prueba con armas nucleares en febrero, violando sanciones de la ONU e ignorando advertencias de su único gran aliado, China, de que no lo hiciera.

Corea del Norte también declaró "finalizado" el "estado de la península coreana en el que no hay paz ni guerra", en referencia a la situación entre Norte y Sur desde la Guerra de Corea (1950-1953), concluida con un armisticio que, al no haber sido reemplazado por un tratado de paz, sitúa a ambos como enemigos técnicos.

Jonathan Pollack, experto en Asia, consideró que aunque las amenazas del régimen norcoreano están destinadas a tener un efecto doméstico sobre la imagen de Kim Jong-un, "es innegable que el tono y las amenazas son particularmente preocupantes".

Esta semana, E.U. aumentó las tensiones con el envío de dos bombarderos B-2 a las maniobras militares en la región.