HISTÓRICO
ESTOS PERIODISTAS TAN INCÓMODOS...
  • ESTOS PERIODISTAS TAN INCÓMODOS... |
    ESTOS PERIODISTAS TAN INCÓMODOS... |
Por CARLOS ALBERTO GIRALDO | Publicado el 04 de mayo de 2013

No se trata de una sentencia iconoclasta ni de rebeldía pintoresca, es apenas la recordación de un mandato: el periodismo y los periodistas deben ser incómodos para todo poder pervertido, corrupto o desbordado. Y deben ser, medios y reporteros, una especie de estimulante para las neuronas y la conciencia de la sociedad.

Un periodista sin distancia crítica frente a sus fuentes, sin independencia, es una bombilla fundida que no alumbra el camino que lleva a la verdad.

En las últimas cinco columnas hice una crítica sobre la incontinencia verbal de dos expresidentes, sobre los opositores necios del proceso de paz y, por último, sobre las Farc, su descrédito y sus barbaridades. Las reacciones que se desataron en la audiencia resultaron muy reveladoras de la intolerancia en la que vivimos en este país.

En nuestro foro en internet, por ejemplo, un trío de lectores arremetió con lo más bajo de su odio y sus palabras. Perdió de vista, incluso, la altura y la inteligencia con que uno debe polemizar para lograr alguna victoria argumentada. Esa tríada rebajó el espacio de interlocución e interacción que le ofrece este periódico a una barra de cantina maleva de la que los borrachos saltan luego al lupanar. Fanáticos embriagados, perturbados y paranoicos. Virulentos.

Es gente para la que la libertad de expresión de otros es peligrosa. Aquellas mentes extremistas que siempre concluyen con pobreza: "el que no está conmigo y mis ideas, está contra mí, es el enemigo". Temen.

Si eso ocurre en el campo de la opinión, la situación es tan o más crítica en el ámbito del periodismo de investigación. A mitad de semana le dispararon cinco veces al colega Ricardo Calderón mientras rastreaba las libertades extravagantes concedidas a soldados condenados por delitos de lesa humanidad recluidos en la "cárcel" de la base militar de Tolemaida, cerca a Ibagué.

La definición de diccionario de bolsillo de "periodismo de investigación" es que se trata de hacer de conocimiento público una irregularidad que algunas personas o poderes quieren ocultar. Ricardo probó, con rigor, las "licencias" otorgadas a militares-reos que salen de compras, desde Tolemaida, a Bogotá. Un periodista que no olvida que debe ser perro guardián de la sociedad.

Hace más de un siglo, el maestro del oficio Joseph Pulitzer decía: "La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos. No pertenecer a ningún partido. Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público. Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al bien público".

Qué enorme responsabilidad, pero qué bella y profunda. Sobre todo, ¡tan vigente!