HISTÓRICO
Estratos medios también pueden acceder a la fertilidad asistida
  • Estratos medios también pueden acceder a la fertilidad asistida
Por LAURA VICTORIA BOTERO | Publicado el 03 de abril de 2013

Gloria y Rubén están a punto de culminar el proyecto más intenso de sus vidas. En unas nueve semanas, ella dará a luz a su hija, Martha Sofía, después de intentarlo sin éxito durante diez años.

Rubén y Gloria no son personas adineradas, hacen parte de la clase media trabajadora del país, pero son ejemplo de esfuerzo en torno a una ilusión.

"Creo que sí se puede", dice Gloria, quien sufrió de miomatosis después de haber tenido a sus dos primeros hijos, hoy adolescentes. "Lo que pasa es que uno no busca información y se conforma con lo que le diga un médico, hay que persistir".

Y algo muy importante, la fecundación asistida no es exclusiva de las familias más pudientes. "Algunas de nuestras familias son de estratos altos, pero también hay atención a parejas de estratos tres y cuatro, creo que cerca del 30 por ciento de ellos son de este segmento", dice el ginecólogo que atiende a Gloria y Rubén, Jorge García Ortega, uno de los especialistas en Dejando Huella Fertilidad.

Este especialista cuenta que sus pacientes buscan los recursos mediante créditos en cooperativas o en sus trabajos porque la fecundidad asistida no está cubierta por ninguna póliza. García quisiera derribar la idea de que estos procedimientos son todos de alta complejidad y muy costosos. "Los procedimientos pueden costar desde 2 o 3 millones de pesos, hasta 13 millones, cuando se requieren algunos de alta complejidad".

Fidel Cano Franco, ginecólogo de InSer está de acuerdo: "Si la fecundación asistida fuera solo para los más ricos, no existirían las clínicas de fecundidad, pues esa población es solo el 1 por ciento de la sociedad. "El 70 por ciento de las parejas que atendemos es de estrato 4 o 5, el 10 por ciento es estrato 6 y el resto hacen parte del 3 y 4", dice el especialista.

Cano apunta a que el crédito y el ahorro son las opciones a las que acuden estas familias. "Hemos tenido parejas que son conductores de taxi o que trabajan en un almacén. Estas personas tienen un deseo tan grande de formar una familia, que hacen lo que harían otros para obtener bienes materiales, usar los ahorros o asumir un crédito".

Cano llama la atención sobre la conciencia de algunas empresas para apoyar estas familias. "Como este ya no es un tema tabú, se les brinda apoyo a través de los fondos de empleados, eso debería fomentarse más y es un gran aporte para la familia".

Cano Franco también insiste en que no todos los procedimientos son de altísimo costo.

"La gente cree que necesita 50 millones para el tratamiento y no es así. Los procedimientos son muy amigables y, por ejemplo, el 80 por ciento de las pacientes logran un diagnóstico en tres exámenes que no cuestan más de 400.000 pesos. El 70 por ciento de las parejas no requiere de tratamientos costosos como el in vitro. Siete de diez pueden lograrlo con medicamentos o procedimientos que son de fácil acceso y menor costo".