HISTÓRICO
Eta quiere entregar armas antes de Navidad
  • FOTO ARCHIVO
    FOTO ARCHIVO
Efe | Publicado el 12 de septiembre de 2013

La organización terrorista Eta, que en octubre de 2011 anunció el cese definitivo de su actividad armada, tiene intención de iniciar la entrega de sus armas antes de Navidad, señalaron fuentes conocedoras del proceso.

En paralelo, los presos de la banda, alrededor de 700, harán una declaración para abrir vías tendentes a acogerse a medidas individualizadas de reinserción, agregaron las fuentes.

Antes de que acabe el año, la organización terrorista, que en cinco décadas de actividad armada ha asesinado a más de 850 personas en su búsqueda de la independencia del País Vasco, previsiblemente anunciará en un comunicado que abre un proceso de desarme, que será "lento" y verificado por un organismo internacional.

En esta declaración, precisaron las fuentes, la organización ofrecerá un "inventario" del armamento y explosivos en su poder, aunque posiblemente no dirá ni cómo ni cuándo hará la entrega "ordenada".

Para este proceso, según las fuentes, Eta contará con un organismo internacional "independiente" que se convierta en "notario" del desarme.

Indicaron que, para facilitar este plan, la izquierda independentista vasca celebrará los próximos días 16 y 17 un acto en México en el que personalidades latinoamericanas darán su apoyo al proceso de paz.

También, el ayuntamiento de la ciudad vasca de San Sebastián, gobernado por la formación independentista Bildu, organizará en octubre una conferencia internacional de alcaldes sobre la paz y un seminario.

Además, las fuentes destacaron que existe un nuevo elemento que puede cambiar el escenario para los presos: el dictamen del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (Tedh) sobre la doctrina Parot, que, en el caso de ser derogada, podría sacar de la cárcel a más de 50 etarras.

Esta doctrina, establecida en 2006 por el Tribunal Supremo español, considera que las redenciones de condena por beneficios penitenciarios deben aplicarse sobre cada una de las penas y no sobre el máximo de 30 años que un preso puede permanecer en la cárcel en España.

Las fuentes consultadas recalcaron que no hay marcha atrás en la decisión de Eta de poner fin a la violencia y que los próximos meses son claves para impulsar un proceso que está parado desde hace unos meses.