HISTÓRICO
Exigencias de Farc y Eln al Gobierno buscarían un objetivo común
Colprensa | Publicado el 03 de septiembre de 2013
Las recientes declaraciones de Nicolás Rodríguez Bautista, alias "Gabino", máximo comandante del Eln, no solo dan a entender que el inicio de un proceso de paz con esa guerrilla está muy próximo a concretarse, sino que se estaría consolidando una alianza con las Farc para conseguir objetivos comunes.
 
Esta tesis se desprende del hecho de que las afirmaciones y solicitudes de "Gabino" son similares a las que han hecho los representantes de las Farc a lo largo de los diálogos de La Habana. Ahora, ambos grupos armados ilegales rechazan el marco jurídico para la paz, la posibilidad de dejar las armas antes de comenzar el diálogo y han exigido una asamblea constituyente.
 
Además, la reunión entre los máximos jefes de las Farc y el Eln, anunciada en un comunicado conjunto el pasado primero de julio, confirma la posibilidad de una alianza. Atrás quedaron las confrontaciones entre esas dos guerrillas por cuenta de diferencias políticas, el control de rutas de narcotráfico o el hecho de que uno de los grupos negociara con el Gobierno y el otro no.
 
En principio, se podría pensar que las declaraciones similares se dan por coincidencias ideológicas entre los dos grupos, que, de hecho, no han sido tan distantes desde que ambos comenzaron su lucha armada.
 
El exprocurador General de la Nación Jaime Bernal Cuéllar, que integró la comisión facilitadora que dialogó con el Eln durante el gobierno de Álvaro Uribe, afirmó que “a pesar de que existen, hay diferencias ideológicas y de origen entre estas dos guerrillas”. En el fondo comparten causas muy similares entre las que se incluyen “reclamaciones campesinas y obreras”.
 
Sin embargo, para el coronel (r) Carlos Alfonso Veláquez, analista del conflicto y excomandante de lo que se llamó el 'Bloque de Búsqueda' en Cali durante los gobiernos de César Gaviria y Ernesto Samper, “esto no es simple coincidencia ideológica”.
 
El coronel Velásquez asegura que alias "Gabino", comandante del Eln, y Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", jefe de las Farc, “realmente se reunieron para concretar esa alianza y estar unidos en algunas posturas claves mediante las cuales podían tener más fuerza ante el Gobierno”.
 
Para él, las Farc tienen la necesidad de que el Eln aborde en una eventual mesa de negociación un tema que no quedó incluído en la agenda de La Habana y es la situación minero–energética de Colombia. “Esto sería, sin lugar a dudas, un tema que el Eln reclamaría”, pues las multinacionales dedicadas a esto en Colombia han sido su principal objetivo militar.
 
Por su parte, el director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional, Alejo Vargas, afirma que la agenda de negociaciones definida en La Habana “ha resultado muy atractiva para el Eln” por los temas que allí se plantean, como la política agraria y la posibilidad de participar en la política colombiana.
 
Esta afirmación fue respaldada por León Valencia, exdirector de la fundación Nuevo Arcoíris, que también es desmovilizado de la Corriente de Renovación Socialista, una disidencia del Eln. Él sostiene que el acuerdo entre los dos grupos armados tiene como punto central la convocatoria de una constituyente.
 
A esto agregó que en el Secretariado de las Farc existe una preocupación, en caso de que se concrete el acuerdo de paz y el Eln se quede por fuera. Para Valencia, “si se da la dejación de las armas por parte de las Farc, es posible que algunos de sus integrantes que no estén de acuerdo con el proceso sigan haciendo uso de las armas y se unan al Eln”.
 
En este sentido, Valencia consideró que también está la procupación por la posibilidad de que el Eln pase a ocupar los territorios y rutas de narcotráfico que dejarían las Farc, tras una eventual desmovilización.