HISTÓRICO
FALSOS TESTIGOS
  • FALSOS TESTIGOS |
    FALSOS TESTIGOS |
Por JUAN GÓMEZ MARTÍNEZ | Publicado el 23 de enero de 2013

La justicia colombiana, en la nueva modalidad del Sistema Penal Acusatorio, se apoya en las declaraciones de los testigos y poco en las pruebas documentales. Se ha abusado por parte de los testigos, pues han resultado, en muchos casos, importantes falsos testimonios comprobados.

Rara vez, como ahora en el sonado y publicitado caso Colmenares, se sanciona el juramento en falso, y a los falsos testigos. Han llamado a tres de ellos a responder por las mentiras que han dicho para condenar a unas personas a quienes aún no se les ha demostrado su culpabilidad. Está bien que así sea, está bien que se castigue, como lo manda la ley, a esas personas que juran en falso para conseguir, no sé, qué fin perverso.

Lo malo no es lo anterior. Lo malo es que sea sólo en unos casos y que en otros se permitan los falsos testimonios, aun comprobada su falsedad.

Tenemos el doloroso caso del Coronel Plazas Vega, quien paga cárcel mientras quienes ocuparon a la fuerza el Palacio de Justicia, quienes asesinaron a los magistrados, quienes quemaron los archivos, están libres y algunos ocupan altos cargos del Estado.

Se comprobó que el testigo clave contra el Coronel no estaba en Bogotá. Se comprobó que la firma del falso testigo no es la que corresponde a la persona que dice ser el testigo clave, pero Plazas está en la cárcel, y el falso testigo goza de libertad.

Otro caso, el del sargento Guarnizo. Este servidor de la patria nos defendió de los grupos violentos y terroristas. Fue secuestrado por más de seis años. Pero fue acusado de haber participado en una masacre, según dicen, por un testimonio de una señora que ahora afirma que ella nunca señaló al sargento Guarnizo, a quien nunca conoció. ¿Falso testimonio? ¿O quién está detrás de todo para desprestigiar a las Fuerzas Armadas? Pagan cárcel muchos militares por testimonios no comprobados y sólo aceptados como ciertos sin más pruebas.

Casos como el del General Del Río, condenado por quienes él persiguió, los paramilitares que están condenados y que por falsos testimonios, como este, reciben grandes beneficios.

El caso tan publicitado de Sigifredo López que, luego de sufrir el secuestro, fue acusado por sus enemigos y esas acusaciones falsas lo llevaron a prisión por varios meses.

Los falsos testimonios de paramilitares hicieron llevar a la cárcel al exsenador Carlos García Orjuela, a quien después de dos años de pagar condena, la Corte Suprema de Justicia lo exoneró de toda responsabilidad.

El ministro Andrés Felipe Arias está detenido después de visitar a sus colaboradores en el Ministerio, quienes estaban detenidos y, supuestamente, la visita fue para orientar sus declaraciones y, algunos de estos, declararon en contra del exministro para conseguir beneficios.

Los testimonios de personas, generalmente bandidos que reciben beneficios por esos testimonios, son aceptados en su gran mayoría como "pruebas reina".

Los paramilitares se benefician de las rebajas de penas si acusan a personas del gobierno anterior, el mismo que los extraditó. Puede tratarse de una venganza y, a la vez, recibir beneficios por esa venganza.

¿Será que la Justicia Penal Acusatoria fracasó?.