HISTÓRICO
Filtraciones y “lista negra” presionan al Vaticano
Por NELSON MATTA COLORADO | Publicado el 06 de marzo de 2013
Un aparente enojo por la fuga de información privada de las reuniones de cardenales previas al cónclave, llevó al Vaticano a prohibir las declaraciones públicas de la bancada de purpurados estadounidenses.

El problema surgió a raíz de unos artículos del diario italiano La Stampa, con detalles de algunas conversaciones de los prelados en las Congregaciones Generales.

"El Colegio (de Cardenales) en su conjunto ha resuelto mantener una línea de reserva creciente", dijo Federico Lombardi, el portavoz oficial del Vaticano y desde ahora único autorizado para hablar ante los medios de comunicación.

Los 11 príncipes estadounidenses venían realizando ruedas de prensa diarias, paralelas a las oficiales, situación que ya no podrán hacer.

Su vocera, la hermana Mary Ann Walsh, manifestó a la agencia AP que las declaraciones públicas se cancelaron cuando otros religiosos expresaron temores de "filtraciones de actos confidenciales reportadas en los diarios italianos. A la manera de viejas maestras de colegios católicos, bastó que uno hablara para que castigaran a toda la clase".

Continúa la presión
A los intentos de la Santa Sede por blindar todos los aspectos de las reuniones previas al cónclave para elegir al próximo Papa, se suma una creciente presión de las organizaciones de víctimas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes.

Una asociación estadounidense que agrupa a los afectados (SNAP, por su siglas en inglés), publicó una "lista negra" con los nombres de 12 cardenales que, a su juicio, no deberían ser elegibles para la máxima jerarquía católica.

El periódico local La Repubblica reprodujo el listado, indicando que los señalados eran representantes de México, Honduras, República Checa, Australia, Canadá, Argentina, Ghana, dos de Italia y tres de Estados Unidos.

Como respuesta, Federico Lombardi manifestó a la cadena CNN: "no creemos que corresponda a SNAP decidir quién viene al cónclave y quién es elegido. Los cardenales pueden decidir por sí mismos sin el consejo de SNAP".

De otro lado, todavía no se define la tan anhelada fecha del cónclave, pues la condición para anunciarla es la presencia de los 115 purpurados con poder de voto. Al cierre de esta edición, no había llegado al Vaticano el vietnamita Jean-Baptiste Pham Minh Ma.