HISTÓRICO
Fin del mundo se “celebra” con fiestas temáticas en Medellín
  • Fin del mundo se “celebra” con fiestas temáticas en Medellín |
    Fin del mundo se “celebra” con fiestas temáticas en Medellín |
Por Daniela Granada Salazar | Publicado el 20 de diciembre de 2012

"Si nos coge el fin de mundo, que nos coja en una fiesta pasando rico entre amigos", asegura Salomé Madrid, quien representa a aquellos que creen que una rumba sin precedentes es la mejor opción para esperar este 21 de diciembre.
 
Aunque muchos en el mundo intentan huir de la llegada de los jinetes del Apocalipsis o se preparan para sobrevivir a tres días de oscuridad, en Medellín varios bares y grupos de amigos convirtieron este tema en la excusa ideal para festejar.
 
Salomé Madrid es una de las personas que esperará el fin del mundo con una fiesta inolvidable. "No creo en esas cosas de los Mayas, pero la fecha era ideal para hacer una fiesta temática", aseguró la joven.
 
Madrid organizó una rumba con sus amigos en la que los invitados se inspirarán en la etiqueta #nomequieromorirsinantes, para ser creativos y desinhibirse un poco. "La idea del hashtag es que los invitados representen lo que siempre anhelaron hacer. Por ejemplo, si algún día alguien soñó con ser bombero, puede disfrazarse y meterse en la película de que lo es".

Juan* también festejará el fin de mundo con un asado para a sus amigos. "No tenía nada más interesante para hacer en vacaciones, así que prefiero ver qué pasa ese día desde el balcón de mi casa y aprovechar la buena vista que tiene", afirmó el joven.
 
La celebración se extenderá a varios sitios de la ciudad, en los que la noche estará llena de sorpresas y mucha diversión para quienes decidieron no tomarse muy en serio las profecías sobre el fin del mundo.
 
La Curva, Transfusión Bar, Bendito Seas y Porto Bar son algunos de los establecimientos que enfrentarán las creencias apocalípticas que revisten este 21 de diciembre, con una propuesta original de entretenimiento.
 
"Queremos hacer una celebración por gozarnos la noche, no porque creamos en que el mundo se vaya a acabar. La fiesta es una especie de burla a todo el cuento mediático que se ha desarrollado entorno a esta creencia", aseguró Álvaro Pérez, empleado del bar La Curva.

*La fuente pidió reserva de su nombre.