HISTÓRICO
FRAGILIDAD Y ADICCIÓN AL TRABAJO
  • FRAGILIDAD Y ADICCIÓN AL TRABAJO |
    FRAGILIDAD Y ADICCIÓN AL TRABAJO |
Por ROCÍO ARANGO GIRALDO | Publicado el 24 de junio de 2013

La inmensa mayoría de las personas trabajadoras entre 25 y 45 años que usted ve como zombis, embobados con el celular o trabajando los domingos, son "workaholics " o adictos al trabajo. Pero como todas las adicciones, esa pasa su cuenta de cobro. ¿Estamos nosotros preparados para evitar o superar una adicción de este tipo?

Hace un par de años, un reconocido portal de empleo realizó una encuesta en la que determinó entre 3 mil colombianos que el 69 % de los encuestados se consideran adictos al trabajo. La tecnología ha hecho que cada vez podamos acceder y generar información desde cualquier lugar del planeta, pero también ha significado el poder llevar la oficina con uno en el celular.

Interactuar de forma constante con aparatos tecnológicos nos puede llevar a perder el sentido de la fragilidad inherente a los seres humanos. No es gratis que el 80 % de los colombianos digan sufrir de estreñimiento, de lo cual se generan muchas enfermedades del colon. Resulta que el colon es la parte del cuerpo más sensible al estrés, igual sucede con el reflujo gástrico y los fuertes dolores de cabeza.

En noviembre de 2011, Regus, una firma internacional, dio a conocer que casi la mitad de los trabajadores en el mundo, acepta trabajar más de nueve horas diarias. La décima parte de los trabajadores pasan más de once horas. En Colombia, más del 60 % de los adictos al trabajo, labora entre 50 y 65 horas a la semana.

Ahí el tema del liderazgo es clave, la adicción al trabajo pasa de una persona a un equipo adicto, y una de las características es la alta rotación de personal.

Según Marilyn Machlowitz, de la Universidad de Yale, los frecuentes despidos son el caldo de cultivo para el sentimiento de alta inseguridad en su estabilidad laboral y poco reconocimiento de su desempeño positivo, entonces las personas buscan satisfacer a sus jefes a toda costa. Lo que lleva a buscar aumentar su carga laboral porque nunca hay satisfacción con los logros laborales.

Un adicto al trabajo desconoce su bienestar psicológico y físico. Los colombianos encuestados, "el 49 % admitió haber tenido estrés, el 16 % ha sufrido desgaste físico y psicológico, un mismo porcentaje ha tenido pérdida de apetito, un 11 % depresión y un 8 % irritabilidad".

La incorporación de tecnología nos invita a repensar nuestras relaciones laborales en función del bienestar laboral. No podemos olvidar que una empresa sin adictos al trabajo, es una organización sana y más productiva. El uso de la tecnología en ambientes laborales nos pone en riesgo de admitir nuestra fragilidad.