HISTÓRICO
Francotirador del Eln habría asesinado a un militar en Nariño
Colprensa | Publicado el 15 de septiembre de 2013

Jonathan Gerardo Martínez, soldado profesional, adscrito al Batallón de Combate Nº52 de la Brigada de Ingenieros, del Ejército nacional, fue ultimado de un disparo en el pecho al parecer por guerrilleros del Eln. Su familia reside en el Tolima y Bogotá.

Guerrilleros del frente Comuneros del Sur, del Eln, dieron muerte al soldado profesional Jonathan Eduardo Martínez Lazo, natural de Bogotá pero hijo de crianza del Tolima.

Según el Ejército nacional, Martínez Lazo fue ultimado de un disparo, en el kilómetro siete vía Junin – Barbacoas, en Nariño, al parecer, cuando prestaba seguridad en la construcción de una vía.

De acuerdo con informes de la Tercera Brigada del Ejército nacional, el militar, perteneciente al Batallón de Combate Nº 52 de la Brigada de Ingenieros Militares, fue impactado en el pecho por un proyectil disparado por un francotirador.

Al respecto, las fuerzas castrenses expresaron que una vez ocurrió el ataque, tropas fueron en la búsqueda del guerrillero sin encontrarlo.

Familiares dicen que fue un tiro de gracia
Con respecto a esta baja, los familiares de Martínez Lazo, quienes viajaban ayer desde Ibagué a Bogotá para reconocer el cadáver, expresaron su tristeza y relataron que el soldado fue ultimado de un tiro de gracia por guerrilleros luego de caer en una emboscada.

“No sabemos bien qué fue lo que pasó, pero nos dijeron que él estaba con el perrito haciendo el reconocimiento de un campo minado que explotó, luego quedó aturdido y guerrilleros aprovecharon para agarrarlo y pegarle un tiro...”, dijo Antonio Callejas, un allegado a la víctima.

Ángela María Rubio, suegra del militar, aseguró que su familia tuvo comunicación con él hasta el pasado domingo en la mañana.

“Él permanecía en Melgar pero el domingo lo mandaron para el área (…) la última vez que hablamos nos comentó que estaba montado en un árbol de guayabas, y que tenía que hacerse desde lo alto para que el celular tuviera señal. Amaba a su hija...”, indicó Rubio.

Jonathan Eduardo Martínez Lazo era soldado profesional hacía siete años y se había especializado en el grupo de antiexplosivos, donde hace un mes había recibido sus últimos entrenamientos en Tolemaida.