HISTÓRICO
Fútbol y televisión: Fútbol y televisión
  • Archivo, Manuel SaldarriagaEl aumento de transmisiones de televisión, tanto por señal cerrada como por abierta, del torneo colombiano es una buena oportunidad para los comerciantes de ampliar su clientela. El tema de los horarios es motivo de polémica entre los aficionados y prensa. Los dirigentes tienen claridad en el negocio.
    Archivo, Manuel Saldarriaga
    El aumento de transmisiones de televisión, tanto por señal cerrada como por abierta, del torneo colombiano es una buena oportunidad para los comerciantes de ampliar su clientela. El tema de los horarios es motivo de polémica entre los aficionados y prensa. Los dirigentes tienen claridad en el negocio.

  • En los juegos que pasa Canal RCN al club local ingresan de 50 a 60 millones.
  • Cada equipo afiliado recibe anualmente 300 millones de pesos.
  • Esta cifra pagaron TV Cable y Une a la Dimayor por derechos de 5 años.
  • En el futuro habría transmisiones de partidos incluso lunes y viernes.
Por
Wilson Díaz Sánchez
Medellín

Cuando los clubes afiliados a la Dimayor aceptaron el negocio de la televisión, sabían que los horarios y fechas de los partidos quedarían supeditados a los intereses de las empresas que adquirieron los derechos.

TV Cable y Une pagaron 15 millones de dólares para transmitir por señal cerrada ocho de los nueve juegos de cada jornada durante cinco años. Esto le reporta cada año, aproximadamente, 300 millones de pesos a cada uno de los 20 elencos de la Dimayor (se excluye a La Equidad que es invitado y se suman Tuluá, Unión Magdalena y Envigado), según manifestó el gerente de la entidad, Miguel Deluque.

Con el Canal RCN hay un negocio distinto por la transmisión del partido restante, que le representa al equipo local 60 millones de pesos (ver recuadro).

El semestre pasado se transmitían tres duelos por fecha (dos por señal cerrada y uno por señal abierta) y desde el pasado fin de semana se incrementó a cinco, con tendencia a que sean nueve en el futuro, de acuerdo con el presidente de la Dimayor, Ramón Jesurún.

La implementación de los horarios del sábado a las 8:15 p.m. y domingos a las 7:10 p.m., ambos por señal cerrada, causó inquietud en un sector de la afición y la prensa. Algunos equipos, aunque no lo expresaron en forma oficial, sintieron afectadas sus taquillas.

En efecto, la primera jornada coincidió con bajas asistencias a los estadios, pues al que más gente llegó fue al Atanasio Girardot con 10.508 personas para ver Nacional-La Equidad, cifra baja para la que se considera la mejor plaza del país. Así se estrenó el horario de sábado.

Y a la premier del domingo después de las 7:10 p.m. para ver Tolima-Huila, en Ibagué, acudieron 2.668 aficionados.

Ricardo Salazar, gerente del Tolima, dijo que esperaban 5.000 personas y, sin lamentarse, agregó que será difícil que la gente se habitúe a ir a fútbol tan tarde y en vísperas del comienzo de la semana.

Falta costumbre
Dirigentes como el presidente del Medellín, Carlos Palacio; su homólogo de la Dimayor, y Miguel Tulande, director de eventos especiales del Canal RCN, coincidieron en que la ausencia de público ocurrió por otros factores como el puente festivo, el inicio del campeonato y la falta de costumbre de la fanaticada a otros horarios.

"A mí en general me gusta esta apertura porque es algo diferente y mejora los ingresos a los clubes. Hay que sopesar si es bueno o no desde el punto del vista del espectador", apuntó Palacio.

Para Tulande, para atraer a la afición a los escenarios se requiere de buenos jugadores y elencos competitivos, por allí pasa el problema. Y como en los planes de TV Cable y Une (se buscó a sus voceros y fue imposible el contacto con ellos) está ampliar la oferta, prepárense para ver fútbol sábado, domingo, lunes y viernes en el día y la noche, como ocurre en Argentina, por ejemplo.

Soccer overdose on Colombian TV
The first eight games of the Copa Mustang II coincided with there being few fans in the stadiums. The stadium with the highest attendance was the Atanasio Girardot, where 10,508 people gathered to see the Nacional-La Equidad game, a figure that was low when compared to other seasons. Some fans and managers attribute this decrease in attendance to the fact that more games are being televised and to the time of their televising: Saturday, 8:15 P.M.. and Sunday, 7:10 P.M.
Still, team managers knew it was coming the moment Dimayor signed a five-year contract with TV Cable-Uno for 15 million dollars. A secure 300 million pesos a year soothed them, but now they fear that people will stop going to stadiums and stay at home comfortably watching soccer on television, something that would affect teams financially.