HISTÓRICO
Gobierno venezolano y oposición se enfrentan por leyes socialistas
Reuters | Publicado el 28 de agosto de 2009
El Gobierno y la fragmentada oposición de Venezuela se alistan para la próxima gran batalla a la que se someterá la "revolución socialista" del presidente Hugo Chávez: las elecciones legislativas del 2010, en las que el oficialismo se juega su dominio absoluto del cuerpo.

Pero, mientras el mandatario comenzó su campaña hace semanas, sus divididos adversarios tienen dificultad para responder al avance de Chávez, que encargó a su leal Asamblea Nacional elaborar legislación socialista en todos los ámbitos este año, incluyendo propiedad, periodismo y trabajo.

"Póngase ustedes a pensar por un sólo minuto en la posibilidad de que la contrarrevolución (...) obtenga mayoría en la Asamblea Nacional. Bueno, van a empezar a desmontar las leyes", dijo el mandatario días atrás en un acto de Gobierno.

"Como el pueblo difícilmente se va a quedar con los brazos cruzados, entonces el país se iría rápidamente por los caminos de la violencia", agregó tras invitar a buscar un "resonante triunfo" en la elección pautada para diciembre del 2010.

Por su parte, la oposición debe actuar en dos escenarios: seleccionar los candidatos para las dos elecciones del 2010 -legislativo nacional y regional- y reaccionar frente a las leyes socialistas cuando la popularidad del presidente ha descendido a niveles del 50 por ciento.

"La percepción de que Chávez cae en las encuestas quiere ser capitalizada por un grupo más que por otro. Visto desde afuera eso es un error porque el presidente ha tenido caídas de popularidad en otros momentos y ha sido capaz de recuperarse", opinó el analista político José Vicente Carrasquero.

Unidad conflictiva
Los partidos y líderes políticos que adversan al Gobierno se debaten en la forma para seleccionar a sus candidatos a la Asamblea Nacional, ante una nueva ley electoral que otorga al partido más votado un porcentaje superior de escaños que el de sufragio obtenidos.

Además cuentan con el fracaso de las legislativas más recientes, en el 2005, que intentaron boicotear retirándose de la contienda, lo que resultó en un Congreso 100 por ciento "chavista" electo pese a la alta abstención.

Muchas organizaciones se reúnen desde hace semanas en la "Mesa de Unidad" opositora. Pero su accionar es disperso.

Por ejemplo, han sido evidentes las diferencias de criterio para enfrentar la controvertida nueva Ley Orgánica de Educación, con fuerzas que piden buscar revocarla y otras desconocerla. Y al mismo tiempo, no pudieron reaccionar ante la nueva ley electoral.

"Siempre va a haber más dificultad en la oposición que el Gobierno para lograr acuerdos o una unidad completa porque no hay un centro único o una sola persona que toma las decisiones por todos. Son muchos factores, muchos partidos", dijo a Reuters el presidente del partido Copei, Luis Ignacio Planas.

Muchas toldas, que separadas no alcanzan dos dígitos de popularidad en los sondeos, están afectadas además por crisis internas de liderazgo que podrían dividirlas aún más. Algunas de sus cabezas, incluso, están centradas en ganar popularidad para postularse a la elección presidencial del 2012.

Otras voces encuentran una situación aún más complicada.

"Hay sectores que no tienen, en primer lugar, el interés del país sino sus propias ganas de mantener pequeñas parcelas de poder", dijo a Reuters en su celda de una prisión militar el general retirado Raúl Baduel, ex ministro de Defensa y acusado de corrupción luego de que rompió con su "compadre" Chávez.

Para el politólogo Ricardo Sucre, pese a que el Gobierno ya arrancó su campaña para las legislativas, la oposición ha descuidado el tema y lucha por expresar su protesta en la calle para transmitir sus objeciones a la avanzada socialista.

El clima se caldea intermitentemente con manifestaciones políticas y otras por ineficiencia del Gobierno en temas como inseguridad y reclamos laborales tras la primera contracción de la economía en un lustro.

"En Venezuela estamos en un momento bien complicado. Antes hubo momentos críticos, muy duros, pero de transformación como este, ninguno", dijo la analista empresarial y de riesgo político Claudia Curiel respecto al avance al socialismo.

Muchos textos que se discuten en la Asamblea Nacional aumentan el poder de organizaciones sociales creadas y

controladas por Chávez, los Consejos Comunales. También crean "consejos de trabajadores" con potestad para decidir sobre los medios de producción y afianzan la planificación central de la economía.

La pregunta, según Curiel, es si la sociedad está preparada para ese nuevo país que la "revolución" está dibujando.