HISTÓRICO
Gran reto del proceso de paz: tener un buen proyecto de reinserción
  • Gran reto del proceso de paz: tener un buen proyecto de reinserción | Una vez firmada la paz y empiece la tercera etapa de la negociación Gobierno-Farc, se deberá trabajar en un fuerte proceso de reinserción. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
    Gran reto del proceso de paz: tener un buen proyecto de reinserción | Una vez firmada la paz y empiece la tercera etapa de la negociación Gobierno-Farc, se deberá trabajar en un fuerte proceso de reinserción. FOTO MANUEL SALDARRIAGA
POR DANIEL RIVERA MARÍN | Publicado el 28 de octubre de 2012

Con el inicio del proceso de paz y la posibilidad de que las Farc entreguen las armas, al Gobierno le espera un reto mayúsculo con el grueso de la tropa, a la que tendrá que ofrecerle una vida nueva y posibilidades, más que las políticas que anhelan los jefes, de reinserción integral.

Y es que según los datos revelados por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón , los ingresos netos de las Farc procedentes del narcotráfico oscilan entre los 2.400 y los 3.500 millones de dólares al año, lo que muestra un negocio fortalecido, pese a que se estima que en las filas subversivas solo hay 8.147 hombres.

Evitar que suceda la mutación que le sobrevino a las desmovilizadas Auc que terminaron convirtiéndose en bandas criminales dedicadas a los cultivos ilícitos y a la minería ilegal, es el gran reto.

Además, porque según Inteligencia Militar, en zonas como el Nudo de Paramillo (Antioquia), La Unión Peneya (Caquetá) y el Catatumbo (Norte de Santander), las Farc cuentan con el apoyo de las denominadas familias farianas, integradas por antiguos combatientes que siguen apoyando a la organización.

El mayor reto estaría en los 112 municipios en los que más arrecia el conflicto, asegura León Valencia , director de Nuevo Arcoiris, "porque hay que recuperar el territorio y hay que reorganizar a los campesinos que han sembrado coca y ofrecerles programas agrarios, además de fortalecer la democracia".

La tercera etapa del proceso, que será la entrega de armas y el cese de hostilidades, tendrá que llevar un fuerte acompañamiento, porque "de lo contrario la paz no será real. Siempre se ha hablado de una tercera fase de institucionalización en las regiones, pero no se ha cumplido, como el caso de las Auc".

Y es que si tal como lo afirmó el ministro de Defensa, de las 350 toneladas de cocaína que se producen en Colombia, cerca de 200 están relacionadas con las Farc, el acompañamiento tiene que empezar ya, dice Valencia, "si ya están en Cuba trabajando por la paz, hay que empezar en Colombia a moverse".

La división de algunos frentes con la mesa negociadora, sostienen fuentes de Inteligencia, se debería al tema económico.

El analista Alfredo Rangel considera que con las Farc sucedería "lo mismo que pasa con cualquier otro grupo que se ha desmovilizado en el mundo: entre el 10 y el 15 por ciento de los hombres siguen delinquiendo, en este caso en el narcotráfico".

Raquel Zelaya , quien firmó en 1996 la paz en Guatemala por parte de la sociedad civil, asegura que en este momento el país centroamericano pasa por graves problemas de orden público, porque en el momento de la paz no se tomaron medidas para evitar el crecimiento de la delincuencia, "Colombia tiene que tomar medidas y ofrecer salidas económicas a los desmovilizados", dice Zelaya.