HISTÓRICO
Guerras futuras serán robotizadas
POR DANIEL ROJAS ARBOLEDA | Publicado el 06 de octubre de 2012
El cursor señala un grupo de unidades robotizadas y las hace avanzar con un clic por un terreno quebradizo hacia un objetivo a destruir. En la pantalla del ordenador se oye una explosión, un “misión cumplida” en una voz vibrante y fría, y el estratega tras la pantalla respira aliviado.

La escena es común en la vida de los aficionados a los videojuegos, pero no está lejos de convertirse en realidad por cuenta de la industria militar de Israel y Estados Unidos, dos países en cuyos laboratorios se prueban aviones, helicópteros, botes y vehículos terrestres controlados a distancia.

“El uso de unidades robotizadas permite explorar áreas contaminadas por radiación, vigilar zonas durante días, retirar minas explosivas, es decir, tareas rutinarias que toda operación militar o de apoyo a la comunidad tienen y que pueden resultar agotadoras o peligrosas para un soldado”, explicó el coronel Carlos Pissolito , director de la Asociación Cascos Azules en Argentina.

El Gobierno de E.U. contempla en su presupuesto para 2013 entregar al Departamento de Defensa 525.000 millones de dólares. De estos, 69.000 millones se destinarán a la investigación, desarrollo, y prueba de armamento de alta tecnología que opera sin llevar a nadie a bordo.

Los recursos servirán, según información oficial, “para biodefensa, ciberseguridad, acceso a la información, robótica, computación avanzada y energía limpia y eficiente”.

Por otro lado, un informe de Efe indica que el Departamento de Sistemas Motorizados de la Brigada Tecnológica Terrestre del Ejército Israelí tiene bajo su responsabilidad el manejo del Guardium, un vehículo terrestre no tripulado y controlado a distancia cuya misión primordial es patrullar la frontera con Gaza.

Fabricado por las Industrias Aeroespaciales Israelíes, el Guardium es solo uno de los prototipos que prepara esta compañía. Los micro-aviones Mosquito y Ghost, son otra apuesta de IAI por ofrecer a los militares ojos silenciosos en el cielo y ventaja en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

“Con estas unidades reduces el riesgo para los soldados al momento de descubrir si un área está ocupada por un enemigo, extendiendo tu capacidad de reconocimiento”, dijo a El Colombiano el analista de seguridad nacional en el Regional Strategy Department de E.U. Steven Kent Metz .

Muchas dudas
Aunque expertos indican que las políticas de la Otan están encaminadas a desarrollar más unidades robóticas, existen dudas entre los militares.

“Aparece el dilema moral sobre matar desde una pantalla, en un lugar seguro con riesgos como el de no contar con tus sentidos en un ambiente hostil, usando un casco de visión nocturna, o el de que tu comandante te dé órdenes porque ve lo que tu, anulando tu libertad de acción”, señaló Pissolito.

El experto advierte sobre la capacidad de decisión de la que carecen estas máquinas al momento de discernir si abrir fuego o quitar una vida, por lo que, en su opinión, la infantería humana está lejos de ser reemplazada por robots.