HISTÓRICO
Regalos que nacen del corazón
  • Historia de los aguinaldos | Los aguinaldos se entregan tradicionalmente en Colombia el 16 de diciembre.
    Historia de los aguinaldos | Los aguinaldos se entregan tradicionalmente en Colombia el 16 de diciembre.
Juan José García Villegas | Publicado el 22 de noviembre de 2010

La tradición de dar regalos en diciembre fue heredada por las sociedades americanas de las culturas romanas españolas.

Según los expertos, los aguinaldos eran costumbres que despertaban sentimientos de fraternidad y amistad entre los hombres, ante el anuncio de la natividad de Jesús.

Inicialmente, los aguinaldos se daban a través de juegos, en los que los participantes apostaban determinado artículo o favor y en el caso de perder debían de entregarlo a su contrincante.

Por ejemplo en España se usaba el juego del "dar y no recibir", basado en la capacidad de memoria de los participantes. El pacto, como su nombre lo indica, era no recibir nada del contendor.

Este, aprovechaba para ofrecer regalos, objetos o comida que representaba la debilidad de su compañero, quien debía abstenerse de recibirlos. Si olvidaba el trato, se convertía en perdedor y el juego comenzaba de nuevo.

Los antiguos celebraban el solsticio de invierno con desbordantes manifestaciones de idolatría y opíparos banquetes que terminaban el 25 de diciembre.

La palabra aguinaldo es la evolución etimológica de Au -Gui-l'aneuf. Au quiere decir Al Gui era el nombre del muérdago de la encina que los sacerdotes druidas iban a buscar durante un solemne y pomposo ritual, para luego repartirlo como el regalo más preciado, símbolo de salvación , entre todos los creyentes y fieles seguidores del Edda o biblia del druismo.

L'anneuf significa el año nuevo. Así pues que el aguinaldo tiene sus raíces religiosas y en la actualidad se obsequia éste el mismo día que comienzan las novenas al Niño Dios.

En la actualidad los aguinaldos son una forma de demostrar afecto a quienes nos rodean, por ello, no deben ser cosas costosas, ya que la intención de éstos son el afecto y no la ostentación.