HISTÓRICO
Hoy, Día sin carro, 11 horas de contribución al medio ambiente
  • FOTO MANUEL SALDARRIAGA
    FOTO MANUEL SALDARRIAGA
POR GUSTAVO OSPINA ZAPATA | Publicado el 21 de abril de 2013

Medellín y el área metropolitana realizan hoy otra jornada del Día sin carro, una medida que nació en Medellín y que se extendió a todo el Valle de Aburrá, en varios de cuyos municipios hay sanciones económicas y en otros, comparendos pedagógicos para los infractores.

La medida rige entre las 7:00 a.m. y las 6:00 p.m. y prohibe la circulación de vehículos particulares con menos de tres pasajeros. Algunas vías están libres de la restricción, básicamente los corredores principales que también se exceptúan del pico y placa, como el Sistema vial del río, las avenidas Las Palmas y del Ferrocarril y la calle 10, entre la Terminal del Sur y el Sistema del Río.

Tampoco rige para vehículos de emergencia, de las Fuerzas Armadas y policiales, el transporte escolar y los autos que funcionen con gas o con energía.

El sentido de la norma es aportar al mejoramiento del medio ambiente, precisamente hoy, Día del Planeta.

En Medellín, donde rige desde 2008 por acuerdo del Concejo, este año el lema es Apaga el motor, enciende tu corazón, teniendo en cuenta que los carros son altos generadores de contaminación ambiental y auditiva.

"Es una propuesta que apunta a la sostenibilidad, tenemos que pensar en el planeta que les vamos a dejar a nuestros hijos, es un compromiso que tenemos y que está planteado en el Plan de Desarrollo", comento el vicealcalde de Movilidad y Hábitat, Javier Ignacio Hurtado.

Recordó que Medellín es la ciudad ejemplo en el desarrollo de un sistema de transporte sostenible y amigable con el medio ambiente: "Es la única del país donde el sistema de articulación al transporte masivo es a gas", recalcó.

Movilidad y sostenibilidad
El Día sin carro no sólo aporta a la sostenibilidad sino también a la movilidad. En el área metropolitana circula un parque automotor superior al millón de vehículos, contando carros y motos. En horas pico, el flujo es caótico en algunas zonas y corredores.

El año anterior, en la jornada dejaron de circular unos 400 mil vehículos. Este año, teniendo en cuenta que ha crecido el parque automotor y que hay más conciencia ciudadana sobre la importancia de la jornada, se espera que 450 mil automotores dejen de rodar por el Valle de Aburrá.

"En Medellín es alta la cantidad de monóxido de carbono y de otros contaminantes como consecuencia de las fuentes móviles. Hace años era de 500 toneladas y debe haber bajado por el sistema de transporte masivo", afirmó el secretario de Movilidad, Omar Hoyos Agudelo.

El metro, en un año, permite que se dejen de emitir a la atmósfera 178.562 toneladas de CO2.

Hoyos explicó que su dependencia apoya la jornada con 260 agentes, 120 gestores pedagógicos, supervisores y demás personal.

"Dejemos el carro en nuestra casa y movilicémonos por el sistema de transporte masivo, a pie o en bicicleta", fue la invitación de Hoyos Agudelo.

Las ciclorrutas
Precisamente, las bicicletas son, al lado del metro, el metroplús y los metrocables, las protagonistas de la jornada.

Para garantizar una movilidad segura en estos vehículos, el Índer organizó dos rutas o carriles inclusivos, en las calles San Juan y Colombia, informó el gerente de la entidad, David Mora Gómez.

El corredor de San Juan va desde la carrera 80 hasta La Alpujarra, con enlaces en las ciclorrutas de la 74, la 70 y la 65. El de Colombia parte también en la carrera 80 y llega hasta la carrera 65.

"Hay acompañamiento de todo nuestro equipo operativo para garantizar un desplazamiento seguro en todo el perímetro", indicó Mora Gómez.

La empresa Metro, por su lado, habilitó 165 coches, 20 buses articulados, 47 buses padrones y 267 cabinas para movilizar a todos los usuarios.

En la jornada anterior, el número de pasajeros del sistema se incrementó 10 por ciento. Hoy se espera un incremento mayor. Habitualmente, el sistema moviliza unas 550 mil personas al día.

Pero el Día sin carro no cobija sólo a Medellín. En los demás municipios del Valle de Aburrá, incluido Envigado (que sin ser parte del Área Metropolitana se sumó a la jornada, como lo ha hecho en otras ocasiones) también opera la restricción, lo que ha sido la evolución más positiva de la medida nacida en Medellín.

"En la última Junta del Área, los alcaldes se comprometieron con la jornada, eso denota que cada vez hay mayor conciencia frente al medio ambiente", comentó Carlos Mario Gómez, director encargado del Área Metropolitana.

El funcionario espera que los indicadores de reducción del monóxido de carbono, al final del día, no sean del 50 por ciento, como en 2012, sino de 60 o 70 por ciento. Su entidad hace las mediciones.

"Es un día perjudicial"
La principal voz de rechazo a esta actividad viene del director ejecutivo de Fenalco, Sergio Ignacio Soto, quien considera que es un día perjudicial para el comercio, en especial para sectores en los que el carro es esencial: 90.000 mujeres que trabajan en ventas por catálogo, los restaurantes, la gasolina, los mercados de barrio, entre otros.

"Entre lo que se deja de vender y las pérdidas reales (ventas que no se aplazan por la fecha) el cálculo es de 50.000 millones de pesos. La medida es una mala copia de Bogotá", puntualizó.

Fabián Quintero, gerente de Tax Individual, que tiene afilados 5.200 taxis, hubiera preferido que se quitara el pico y placa para los taxis, "para poder prestar un buen servicio y cumplirle a la comunidad", subrayó.

El pico y placa saca de circulación el 10 por ciento de los taxis, unos 2.700 que circulan por el Valle de Aburrá.

"El año pasado nos fue normal, la gente ya toma el día como festivo y la economía se paraliza", puntualizó.