HISTÓRICO
Ilustraciones y pinturas toman forma decorativa
  • Ilustraciones y pinturas toman forma decorativa | El arte y la ilustración son dos movimientos que ahora se vuelven a unir en la decoración. FOTOS Hernán Vanegas y Henry Agudelo
    Ilustraciones y pinturas toman forma decorativa | El arte y la ilustración son dos movimientos que ahora se vuelven a unir en la decoración. FOTOS Hernán Vanegas y Henry Agudelo
Por LILLIANA VÉLEZ DE RESTREPO | Publicado el 11 de septiembre de 2013

Conocer a Juan del Corral a la hora del café, eternizar la clavellina sobre una tela o ver cómo se hace el proceso de la filigrana, son solo algunos ejemplos de la línea Santa Fe de Antioquia que desarrolla Sandra de Bedout Rodríguez, una diseñadora gráfica de la UPB, docente de ilustración y diseño editorial, quien creó la tienda El Gallo Pinto.

Se trata de un espacio de producto gráfico comercial ilustrado que abrió hace dos años con obras de cinco diseñadores y que hoy ya suma 25, con sus marcas propias, entre las que se incluyen las creaciones de cinco estudiantes: Celeste, Valentina Toro, Marcela Siegert, Estefanía Cardona y Catalina Pérez.

"Yo le estoy haciendo una apuesta a la ilustración hecha producto usable más que a un asunto netamente estético", explica Sandra de Bedout, quien de paso destaca las obras de Natalia Cárdenas.

Ubicada en un costado del Hotel Mariscal, en Santa Fe de Antioquia, la tienda incluye accesorios, relojes, cojines, vestuario, pañoletas, pocillos y otros detalles ilustrados. Cada 15 días este grupo de creativos desarrolla una nueva colección.

La creatividad está a la orden del día y esto puede corroborarse también en tiendas como la del Museo de Antioquia y la del Museo de Arte Moderno (Mamm).

En esta última, explica su administradora Johanna Logreira, "hay obras de 160 proveedores entre artistas, publicistas, músicos, creativos, filósofos, pintores, ceramistas, escritores, fotógrafos e ilustradores que se suman a las líneas de marca propia del museo".

Además de hacer alianza con la tienda del Museo de Antioquia, en el Mamm se trabaja con varias fundaciones y grupos de mujeres cabeza de familia.

"Aquí se pueden encontrar productos desde 1.200 hasta dos millones de pesos, como la serigrafía de Beatriz González, o el guayacán de Ethel Gilmour en la nueva serigrafía que sacaron de esta obra y que cuesta 600.000 pesos. Pero también hay libros desde $15.000, cojines ilustrados a $29.000, joyas desde $15.000, postales y camisetas", precisa Johanna.

Un deleite que se comparte con la música de La República, que suena al fondo.

Descubra el ingenio de cientos de creadores y déjese seducir por la innovación.