HISTÓRICO
Hanna deja 25 muertos en Haití
Reuters-AP | Publicado el 03 de septiembre de 2008

El número de víctimas mortales causadas por la tormenta tropical "Hanna" en Haití se elevó a 25, informaron este miércoles las autoridades de socorro.

La tormenta, que aún sigue produciendo intensas lluvias en algunos puntos de Haití, generó graves inundaciones, en particular en uno de los departamentos del norte del país, Artibonite, donde murieron trece personas, dijo a Efe la directora de Protección Civil, Alta Jean Baptiste.

En el departamento Sur murieron nueve personas, en el Oeste dos y en el también sureño de Nippes se registró otra víctima, señaló Jean Baptiste, quien precisó que las cifras son provisionales.

En el norte, el lugar más afectado es la ciudad de Gonaives, que está sin electricidad, con escasa comida y agua potable, y aislada del resto del país por carretera a causa de las inundaciones.

La fuente explicó que durante las últimas horas ha bajado algo en esa zona el nivel de las aguas, que el martes alcanzó hasta tres metros en algunos puntos.

El director del Centro Nacional de Meteorología, Ronald Semelfort, dijo que la tormenta "Hanna" sigue siendo peligrosa para Haití "y puede producir nuevas inundaciones severas".

Se mantiene la alerta
Las autoridades mantienen en toda la mitad norte del país el nivel de alerta rojo, el máximo, ante las fuertes lluvias, vientos e inundaciones, mientras que en el resto del territorio el grado de vigilancia es amarillo.

Todos los puertos se mantienen cerrados, al igual que los aeropuertos, a excepción del de la capital, Puerto Príncipe, que fue reabierto.

La tormenta "Hanna" se mueve este miércoles hacia el este a unos ocho kilómetros por hora y se espera que experimente un giro gradual hacia el noroeste por la tarde.

Eso la situaría sobre el sureste de Bahamas y mañana sobre la zona central de ese archipiélago, indicó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, con sede en Miami.

Durante las últimas horas continuaron las intensas lluvias en distintos puntos del territorio de Haití como Puerto Príncipe, donde varios barrios fueron azotados por fuertes vientos que arrancaron árboles.

Las ráfagas de viento, que dañaron también el tendido eléctrico y causaron dificultades en la comunicación telefónica, arrancaron techos de edificios en varias regiones.

Gobierno habla de "catástrofe"
Ante la gravedad de la situación, el presidente de Haití, René Preval, llamó a la movilización nacional y a la solidaridad internacional para atender a los afectados por la tormenta.

"Expresemos al pueblo nuestro dolor", declaró el presidente, quien manifestó también la "voluntad de movilización" del Gobierno durante un encuentro con periodistas mantenido el martes en la noche en el ministerio del Interior.

Preval, quien calificó lo ocurrido de "catástrofe", pidió a los miembros del gabinete de la nueva primera ministra, Michele Pierre-Louis, que "ocupen sus puestos inmediatamente, ante una situación en la que el pueblo está en peligro".

La primera ministra, acompañada de su predecesor, Jacques Edouard Alexis, intentó llegar a Gonaives, la zona más afectada por la tormenta, informó Preval.

La delegación no pudo llegar a la ciudad y dos vehículos de la comitiva tuvieron un accidente, en el que un policía resultó herido y tuvo que ser hospitalizado.

El jefe del Estado subrayó que las personas hospitalizadas y encarceladas están en una situación muy difícil, al igual que todos aquellos que subieron a las azoteas de las casas en Gonaives ante el aumento del nivel de las aguas.