HISTÓRICO
Innovación no es tarea acabada
  • Innovación no es tarea acabada | ILUSTRACIÓN MORPHART
    Innovación no es tarea acabada | ILUSTRACIÓN MORPHART
EL COLOMBIANO | Publicado el 10 de marzo de 2013

Medellín está definiendo su futuro con mucho acierto, como fruto del trabajo de varias administraciones, y puede haber encontrado en la innovación una veta que hay que explorar y aprovechar.

Ya hemos dicho lo mucho que nos complace a todos haber sido incluidos en una lista de 200 naciones en la que quedamos de finalistas con Nueva York y Tel Aviv y, con el voto de los habitantes y amigos, haber obtenido el título de la ciudad más innovadora, que nos proyecta ante el mundo de una forma muy positiva.

¿Y después qué? ¿Cómo podemos con la unión de todos los actores sociales, públicos y privados, hacer de la innovación una práctica que nos guíe hacia un propósito común? ¿Cómo incorporarla en nuestro ADN colectivo?

Ser innovador significa encontrar nuevas formas de impulsar el desarrollo, procurar mayor bienestar, escalar posiciones en este mundo globalizado a partir de la creatividad y, hoy en día, aplicar las modernas tecnologías de las telecomunicaciones y la informática.

A esto le tenemos que apostar, como habitantes y residentes de Medellín, que creemos que la innovación es ir un paso adelante en nuestros procesos productivos y dinámicas de ciudad. Para ello, la innovación tendría que convertirse en una política pública, para que no sea propósito aislado, ni gestión de una administración, sino una constante, con programas definidos, metas precisas y sistemas de financiamiento que posibiliten su ejecución.

Medellín ya ha dado un paso en este sentido con la creación de un fondo que recibe el 7 por ciento de las utilidades de EPM cada año, al que se suma el fondo de capital privado Emprendimiento e Innovación SP, que acaba de lanzar esta entidad, con un aporte de 100 mil millones de pesos.

Tal política pública para promover la innovación y lograr una articulación institucional y empresarial en torno a este objetivo podría ser similar a la establecida por el Acuerdo 55 de 2011 para la Política Pública Municipal de Desarrollo Empresarial, en el marco del Plan Estratégico de Emprendimiento Regional, que además de estar aprobada ya, se debería impulsar su cumplimiento.

Creemos que en las alianzas público-privadas; en los seis clusters existentes, que han sido exitosos como muestra de encadenamientos productivos; en lo que aportan el comité Universidad-Empresa-Estado, Tecnova, el Parque del Emprendimiento, Cultura E y Ruta N, spin off universitarias o de jóvenes emprendedores y programas como el que impulsan los grupos empresariales con sus planes padrinos, semilleros e incubadoras de empresas, hay experticias que se pueden sumar a esa política, para trabajar coordinadamente.

Incluso con el estímulo que significa la exoneración de impuestos de industria y comercio y el predial, en forma temporal, para fomentar el asentamiento en Medellín de nuevas empresas de base tecnológica.

El Alcalde de Medellín debe aprovechar esta oportunidad para volcar a la ciudad hacia esa meta de hacer de la innovación una causa común en todos los ámbitos, reforzando lo ya establecido en el plan de desarrollo, en su línea estratégica que busca hacer de Medellín la capital latinoamericana de la ciencia, la tecnología y la innovación.

Ya una empresa de aviación sacó una oferta, con la invitación ¡Conozca la ciudad más innovadora del mundo… ¿Qué más podemos hacer nosotros para que quien nos visite, descubra desde el taxista que lo recoge en el aeropuerto hasta por los servicios que recibe y lo que observa en Medellín, en su gobierno, empresas, comercio y universidades, que esto es cierto y lleve ese mensaje de regreso a sus ciudades?