HISTÓRICO
José Ignacio retrató la dulzura de la agonía de la Madre Laura
  • José Ignacio retrató la dulzura de la agonía de la Madre Laura | José Ignacio López López pintó el cuadro hace 38 años como un homenaje a la tarea misionera de la Madre Laura. FOTO CORTESÍA
    José Ignacio retrató la dulzura de la agonía de la Madre Laura | José Ignacio López López pintó el cuadro hace 38 años como un homenaje a la tarea misionera de la Madre Laura. FOTO CORTESÍA
POR NATALIA ESTEFANÍA BOTERO | Publicado el 01 de mayo de 2013

Hace 38 años, una foto conmovió a José Ignacio López López, un artista antioqueño, que ahora vive en Cartagena. Era el rostro dulce de la Madre Laura en una foto, en blanco y negro, en la que se veía en su cama de moribunda.

Decidió entonces recrearla, pero en vez de hacerla igual, con el sacerdote en su lecho, decidió poner a dos indígenas a su lado. Era una manera de rendirle un homenaje frente a su tarea de misionera.

Recuerda que en aquel momento, le pidió a un katío y a una pequeña arhuaca que le posaran para darle un poco más de realismo a la pintura, "y los puse llorando y en actitud de oración", relata.

Tal como leyó en los libros y documentos que le proporcionaron, José Ignacio quedó conmovido por la manera cómo los indígenas respetaban y nombraban a esa señora que les había enseñado tantas cosas: la llamaban "mamá Laura".

El cuadro siempre les gustó a las hermanas de la Congregación de la Madre Laura y, desde entonces, permanece en el convento principal en Belén.

Con motivo de la canonización de la Madre, ellas quisieron que se retocara para devolverle un poco más de intensidad a los colores y volviera a tener el brillo de antaño.

Ayer estuvo toda la mañana en esa tarea, hasta terminar el trabajo. El óleo sobre lienzo, de 1.90 de altura por 1.20 de ancho, quedó expuesto en el lugar de siempre, ahora totalmente renovado.