HISTÓRICO
Castigar el racismo en los estadios quitando puntos o el descenso es peligroso: Blatter
  • Castigar el racismo en los estadios quitando puntos o el descenso es peligroso: Blatter
Efe | Publicado el 05 de abril de 2013

El presidente de la Fifa, Joseph Blatter, consideró peligroso restar puntos o descender a los equipos por conductas racistas, ya que estas medidas podrían hacer que algunos aficionados provocaran los incidentes de forma intencionada.

"¿Podemos pararlo restando puntos o descendiendo a los equipos, o esto hará que vayan personas a los estadios con la voluntad de parar el partido intencionadamente? ¿Dónde está el final? En el fútbol hay demasiada pasión", afirmó Blatter este viernes en Zúrich.

El presidente de la Fifa, que hace unos meses se mostró partidario de endurecer los castigos para los clubes cuyos seguidores cometan actos de racismo con medidas de este tipo, señaló que el Congreso de Fifa el mes que viene en Isla Mauricio estudiará este problema a petición del sindicato mundial de jugadores, FIFPro.

"Tenemos que hacer algo, pero el peligro de decir que los partidos se van a repetir o que se van a restar puntos puede abrir la puerta a que grupos de hooligans provoquen estos problemas. Por esto el control en los estadios va a ser esencial", indicó.

El presidente, que se mostró partidario de adoptar medidas disciplinarias estándar en todas las asociaciones y ligas del mundo, criticó especialmente y calificó de vergüenza lo que ocurrió en Italia con el jugador Simone Farina, que no fue contratado por ningún club después de denunciar un intento de amaño de partidos.

"Los clubes italianos rechazaron contratarlo. Él denunció a oficiales del fútbol y no quieren ficharlo nunca más... Qué vergüenza", afirmó Blatter, que también indicó que en el próximo Congreso de Fifa se abordará la continuidad de Joao Havelange como presidente honorario.

Según dijo, ninguno de los 209 miembros de la Fifa ha planteado privar de esa condición a Havelange, presidente de Fifa de 1974 a 1998, tiempo en el que percibió sobornos millonarios de la empresa que comercializó los derechos audiovisuales de las competiciones sus, según una investigación de la Fiscalía del cantón suizo de Zug.