HISTÓRICO
En trámite de pensiones, las filas no son cuentos del pasado
  • jubilados-filas-tramites-640x280-25122012 | Al sol y al agua, así ha sido la espera para cientos de afiliados de Colpensiones durante este mes y medio de operaciones de la nueva entidad. Foto Angie Lopera.
    jubilados-filas-tramites-640x280-25122012 | Al sol y al agua, así ha sido la espera para cientos de afiliados de Colpensiones durante este mes y medio de operaciones de la nueva entidad. Foto Angie Lopera.
Angie Lopera | Publicado el 25 de diciembre de 2012

El comienzo de operaciones de Colpensiones en Medellín parece un cuento de locos. El ministro de Trabajo, Rafael Pardo Rueda, informó una cosa en sus declaraciones públicas y, a su turno, los asesores que atienden en cada uno de los Puntos de Atención (PAC) dicen otras, incluso, contradiciéndose entre sí.

En un recorrido hecho la primera semana de diciembre en cada uno de los PAC de la ciudad, permite concluir que lo anunciado por el jefe de la cartera, cuando la entidad abrió sus puertas, simplemente no se refleja en la práctica.

Al parecer, la improvisación en la logística de atención al usuario es lo que tiene padeciendo a los afiliados al Régimen de Prima Media con Prestación Definida, como se conoce el sistema pensional administrado por el Estado.

Así es el panorama:

PAC Villanueva
4:30 a.m.
-Buenas, acá va la fila, ¿cierto? ¿Desde qué horas está llegando la gente?
-“Desde las 10 de la noche", responde un señor, cuyo maletín revela su oficio de mensajero.   
-¿Cómo?
-“Madrugan a coger los primeros fichos".
-¿Y a qué horas los reparten?
-“A las ocho".
-¿Y usted viene a radicar algún papel?
-“No, le estoy guardando el puesto a una señora".
-¿Le paga unos pesitos?
-“Sí".
-¿Desde qué horas está acá?
-“Llegué como a las 4:00 a.m."
 
Otro señor ubicado un poco más adelante de la jovencita que vende puestos a 10.000 o 20.000 pesos, dependiendo de la ubicación, entra en la conversación:
-"Yo vine a entregar un formulario".
-¿Para qué?
-"Para reclamar el incremento de la señora".
-¿Se lo quitaron?
-"Siempre me lo han pagado, pero este mes no me llegó".
-"Yo vengo por lo mismo, por los incrementos de los niños", afirma una señora.
-¿Usted es la pensionada?
-"No, mi esposo, pero él está muy enfermito y me toca venir a mí a hacer las vueltas".
-¿O sea que también le suspendieron los incrementos?
-"Sí, a los tres niños y a mí".
-¿Desde cuándo?
-"Este mes".
-"Y dicen que uno se jubila y ya dizque vive bueno", concluye el señor.
 
A la salida surgen más preguntas, esta vez dirigidas a otro funcionario que está parado junto a la ventana que da a la oficina. Allí ingresan a la gente con cita asignada previamente para notificaciones, radicar pensiones, hacer correcciones de historia laboral y tratar asuntos de medicina laboral. La carpa, a su turno, está en una terraza y allí se revisan formularios y documentos en general: 
-¿Aquí van a seguir atendiendo?
- "No, esto es provisional, lo que pasa es que esta oficina nos quedó pequeña".
-Antes con el Seguro era más ágil la atención al público.
-"Mire, ahora usted trae, radica y de una vez se va".
-Ah, verdad que todo se escanea y se envía de una vez a Bogotá.
-"O sea, usted puede ir a cualquiera de nuestras oficinas y hacer los trámites que quiera porque todo está sistematizado".
 
Todos los trámites en "cualquier oficina"
PAC Niquía, 6:30 a.m.:
-¿A qué horas llegó?
-"A las cinco de la mañana", responde un joven.
-¿A qué viene?
-"A que me organicen la pensión de sobrevivientes porque no nos llegó este mes. Yo estudio y con la pensión me ayudo para los pasajes y todo".
 
El 7 de diciembre, en el puesto de atención del centro comercial Estación Niquía, no hay venta de puestos y se siente menos agitación que en Villanueva, sin embargo, es notoria la afluencia de público. El joven ocupa el puesto 53 y detrás de él hay unas 45 personas. 

A las ocho de la mañana salen tres asesores para orientar al público (en todos los PAC ocurre lo mismo) y uno de ellos informa: “Quienes vengan para afiliaciones no necesitan hacer la fila, las personas que tengan cita tampoco, pasan directamente, con calma, no se vayan a atropellar. Solamente se quedan las personas de incrementos". Es imposible evitar que también adentro se forme una fila, pues la oficina de Colpensiones es muy pequeña y no hay donde sentarse mientras va llegando el turno.

Afuera, mientras tanto, los asesores tratan de despejar dudas: 
-¿Acá puedo radicar derechos de petición, recursos de  reposición y cuentas de cobro?
-"Nosotros solo recibimos afiliaciones y lo que tiene que ver con citas previas".
 
Aunque en Colpensiones afirman que en todas las oficinas se puede atender cualquier trámite, al parecer, en Medellín no: en el PAC del Edificio Colmena, ubicado en la Milla de Oro de El Poblado, reciben todos los trámites, de a dos por visita, y en el de Villanueva lo mismo, pero hasta cuatro. Mientras tanto, como lo describe el testimonio anterior, en Niquía no aceptan todos los trámites y en el centro de negocios Plaza Mayor se entregan documentos de forma masiva y relacionados con las afiliaciones a pensión y la actualización de datos de las empresas. Esta última sucursal también atiende lo relacionado con las notificaciones de tutela.
 
En las oficinas del Seguro Social no se está prestando servicio desde hace semanas. En la Terminal del Sur solo hay cajas sobre las sillas que ocupaba el público, en la Terminal del Norte el vigilante informa que solo reciben a las personas que citaron para notificaciones y en el sector de Monterrey, donde se encuentra el edificio principal de la entidad, los empleados sostienen que solo pueden ejercer funciones relacionadas con la liquidación.

- "Colpensiones se llevó absolutamente todo", dice la presidenta del sindicato del Seguro en Antioquia, Miriam David.
- ¿Entonces qué entidad maneja los procesos que tenía el Seguro?
- "Colpensiones. Al instituto solo lo dejaron con el recurso humano interno para resolver la liquidación de los trabajadores. No tenemos sistema para trabajar y, en consecuencia, no podemos firmar, corregir una historia laboral, recibir un derecho de petición o contestar una tutela, nada", agregó  la dirigente sindical.