HISTÓRICO
Jugadores de Arsenal, liberados tras pelea con policía brasileña
  • Jugadores de Arsenal fueron liberados tras pelea con policía brasileña | El Arsenal tuvo que pagar una multa equivalente a 27 millones de pesos, suma que fue "prestada" por el Atlético Mineiro. FOTO AP
    Jugadores de Arsenal fueron liberados tras pelea con policía brasileña | El Arsenal tuvo que pagar una multa equivalente a 27 millones de pesos, suma que fue "prestada" por el Atlético Mineiro. FOTO AP
Efe | Publicado el 04 de abril de 2013

Los ocho jugadores del Arsenal argentino detenidos en Brasil por una gresca ocurrida tras su derrota (5-2) ante al Atlético Mineiro fueron liberados este jueves después de pagar una multa de 30.000 reales (27 millones de pesos).

Los incidentes comenzaron en el campo del estadio Independencia de la ciudad de Belo Horizonte una vez que concluyó el partido, correspondiente al Grupo 3 de la Copa Liberadores, y fueron protagonizados por jugadores del Arsenal que se enfrentaron a la policía.

La gresca siguió en el túnel que conduce al vestuario y acabó con ocho jugadores del equipo argentino detenidos, según consta en las actas del juzgado del estadio, publicadas por la prensa local.

Según el diario deportivo Lance, el Arsenal tuvo que pagar una multa equivalente a 27 millones de pesos, suma que fue "prestada" por el Atlético Mineiro tras un acuerdo con el club argentino, que devolverá ese importe en un plazo de diez días.

Además, por daños comprobados en el vestuario, el Arsenal deberá pagar otros 20.000 reales (18 millones de pesos), que serán donados por el Ministerio Público a instituciones de caridad.

Según el comisario Felipe Dias, las acusaciones se fundamentaron en "desacato a la autoridad", "lesiones corporales" y "daños al patrimonio", estas últimas referidas a destrozos en el vestuario en medio de la gresca.

El primer conato de pelea ocurrió entre los jugadores del Atlético Mineiro y el Arsenal en el descanso, pero la situación empeoró tras el pitazo final, cuando los argentinos recriminaron por su actuación al árbitro paraguayo Enrique Cáceres.

La policía intervino entonces para proteger al árbitro y a sus asistentes, lo que derivó en una pelea generalizada en el césped entre los jugadores argentinos y los agentes antidisturbios.

En medio de la gresca, el centrocampista Jorge Ortiz le propinó un puñetazo en el rostro a un policía, según se vio en las imágenes de televisión.

Los incidentes continuaron cuando la policía formó un corredor en el túnel que conduce al vestuario y concluyeron con la detención de ocho jugadores y una audiencia de conciliación en la que se decidió la citada multa.

La gresca ocurrida en Belo Horizonte llevó a varios periódicos brasileños a recordar los incidentes ocurridos el pasado 12 de diciembre durante la final de la Copa Suramericana, disputada entre el Sao Paulo y el Tigre argentino.

En el entretiempo de ese partido, los jugadores del Tigre se enzarzaron en una pelea con responsables de la seguridad del estadio Morumbí y decidieron no salir para la segunda etapa, con lo que el Sao Paulo se coronó campeón gracias al 2-0 marcado en los primeros 45 minutos.

El club argentino intentó anular el partido y denunció que no se garantizaba la seguridad de sus jugadores, pero ello fue negado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), que abrió sendos expedientes disciplinarios contra el Tigre y el Sao Paulo.