HISTÓRICO
La baja inflación aprieta acuerdo sobre el mínimo
Por CAMILA ARISTIZÁBAL ARANGO | Publicado el 10 de diciembre de 2012
Con el último dato conocido sobre el comportamiento de la inflación en noviembre, todo parece indicar que este año no habrá consenso en cuanto al incremento del salario mínimo para el 2013.

El comportamiento de los precios en noviembre tuvo una variación negativa de 0,14 por ciento y estuvo muy por debajo del comportamiento del mismo periodo del año pasado, que fue positivo en 0,14 por ciento y sorprendió la tendencia del mercado.

Así las cosas, la inflación total para este año, una de las variables que se tienen en cuenta en el cálculo del aumento salarial para el próximo año, sería menor a lo proyectado por el Banco de la República (3,0 por ciento) y, por lo tanto, la posición de los empresarios también cambiaría: ayer, el representante de este grupo, Rafael Mejía López, presidente de la SAC y del Consejo Gremial, llevó a la mesa de concertación una propuesta de aumento de 3,5 por ciento.

"El dato de inflación de noviembre nos hizo revisar nuestra meta de inflación para el 2012. La teníamos en el 3,0 por ciento, pero para que eso se cumpla, la variación en diciembre tendría que ser gigantesca. Por eso calculamos que el cierre de inflación se ubicaría en 2,76 por ciento, y de ahí se tendrían 200 puntos básicos hacia arriba para negociar el salario", explica Andrés Duarte, director de Estudios Económicos de Asesores en Valores, que le apunta a que la negociación se centraría entre el 3,0 y el 5,0 por ciento.

Pero la inflación causada no es el único factor que entra a jugar en los cálculos: también se debe tener en cuenta la inflación esperada para el año entrante, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y el aumento en la productividad.

"Dependiendo del modelo que usemos, proyectamos un incremento de la productividad de entre el 0,5 y 1,0 por ciento. De acuerdo con eso, el salario mínimo debería aumentar entre 3,5 y 4,0 por ciento, para que no haya problemas de desempleo", señala Alejandro Reyes, director de Investigaciones Económicas de la firma Ultrabursátiles.

Si bien el Gobierno no ha dado a conocer su posición sobre cuánto debería aumentar el salario que más de un millón de colombianos reciben cada mes, recientemente dio a conocer que la productividad habría aumentado en un 0,73 por ciento en 2012.