HISTÓRICO
LA BASURA DE PETRO
  • LA BASURA DE PETRO |
    LA BASURA DE PETRO |
Por RAMIRO VALENCIA COSSIO | Publicado el 28 de diciembre de 2012

Quiero ilustrar a los lectores acerca de lo que estamos hablando.

En Bogotá es necesario barrer manualmente ocho mil kilómetros diarios. Como quien dice, es ir diez veces al día a la capital de Barranquilla barriendo.

En Bogotá se recogen seis mil quinientas toneladas de basura por día, sin contar con los escombros. Esas seis mil quinientas toneladas hay que depositarlas en el relleno sanitario de Doña Juana, que tiene un poco más de un año de vida útil. Y sólo podrá haber otro relleno en Bogotá mismo, porque así como Petro les negó el agua a los municipios limítrofes, Cundinamarca le impide hacer un relleno en municipio diferente a la capital.

Por cada ronda, entre los cuatro concesionarios, que prestan el servicio de aseo y recolección de basuras, se podan cuatro mil hectáreas de zonas verdes.

Esta es la dimensión de lo que pretendió Petro hacer improvisadamente con tres mil recicladores y ciento cincuenta volquetas.

Como los magos, pero los de pacotilla, sacó de la manga una empresa creada de afán y dos decretos que le permitieran contratar sin todos los requisitos legales.

Y claro, Bogotá se ahogó en basuras, chulos y porquerías.

Ya vimos los colombianos el tipo de vehículos compactadores que se importaron temporalmente y cuyo alquiler le cuesta al Distrito la media bicoca de veinticuatro mil millones de pesos.

¿Por qué el señor Presidente Santos ha sido tan tímido ante el problema? ¿Acaso no juró también él, cumplir y hacer la Constitución y las leyes?

¿Dónde están las actuaciones prontas de la Comisión de Regulación, de la Superintendencia de Servicios y demás autoridades pertinentes?

¿Qué ha dicho la Dama de Hierro, nuestra eficaz contralora?

¿Dónde se ha metido nuestro reelecto y admirado Procurador?

¿Es que este reyezuelo no tiene control ni le aplican las normas a las que todos los colombianos nos tenemos que someter?

¿Por qué los bogotanos no reaccionan? ¿No les importa su ciudad? ¿Están muy ocupados, ala, en los clubes y cocteles, como para preocuparse por problemas de tan poca monta? Merecido, por su indiferencia, tienen el destino de los mandatos de El Polo.

Quienes sí tenemos que abrir los ojos somos el resto de colombianos y de ciudades, no sea que, por igual indiferencia, se nos cuele un populista como mandatario que nos acabe con lo que hemos construido con tanto esfuerzo.

Magnífico que los gobernantes, ojalá todos, hicieran un gobierno con énfasis en lo social y buscando la equidad. Pero no así, ni con medidas improvisadas y dañinas.

Ya anunciaron que de los tres mil recicladores contratados saldrán dos mil porque con solo mil operarán las zonas que le quedaron a la nueva empresa. ¿Entonces qué? Basura, pura basura.

A los gobernantes se les recuerda por algún hecho: El circo de Mockus, los bolardos de Peñalosa, el carrusel de Moreno y la basura de Petro.