HISTÓRICO
La captura del “Loco” Barrera
  • La captura del “Loco” Barrera
EL COLOMBIANO | Publicado el 19 de septiembre de 2012

La captura en San Cristóbal, Venezuela, de Daniel el “Loco” Barrera es una noticia con profundas repercusiones en materia política y en la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Será imposible que el Gobierno venezolano no trate de capitalizar este momento para conseguir réditos electorales, a escasas tres semanas de los comicios, así como lo podrá hacer el propio presidente Juan Manuel Santos , férreo defensor de las relaciones con Hugo Chávez .

Ambos podrán reclamar el éxito de las relaciones binacionales en materia de cooperación, no sólo en asuntos económicos, sino de seguridad fronteriza y combate al delito trasnacional. Pero falta mucho por hacer.

La captura de alias el “Loco” Barrera refuerza, y de qué manera, la confianza entre los dos países. De paso, envía un mensaje, no definitivo, de que hay avances importantes en el intercambio de información e inteligencia entre Bogotá y Caracas, así como de aceptación tácita de que Venezuela se ha convertido en santuario de terroristas y narcotraficantes.

Que desde 2008 a la fecha se haya logrado la captura de 10 grandes capos del narcotráfico y algunos miembros de la segunda línea de mando de las Farc, confirma la porosidad de la frontera y el estado de “confort” que muchos delincuentes han encontrado en el vecino país.

Ahora bien, la captura de cualquier delincuente, máxime cuando se trata de un capo de capos como el “Loco” Barrera, hay que recibirla con optimismo, pero sin triunfalismos. La capacidad de reinvención y readaptación de los narcos obliga a redoblar los esfuerzos de las autoridades, pero sobre todo a ampliar el espectro de cooperación internacional en la lucha contra el crimen organizado.

Es alentador saber que en este golpe a uno de los grandes capos del narcotráfico se tuvo la colaboración de los servicios de inteligencia y el apoyo de Estados Unidos y Reino Unido. La corresponsabilidad que tanto hemos demandado de la comunidad internacional queda rubricada en esta operación y alienta la necesidad de trabajar mancomunadamente sobre objetivos comunes y superiores, en la búsqueda del interés general.

Se ha dado un paso fundamental para seguir en la desarticulación de las estructuras criminales que comandaba el “Loco” Barrera. Ahora, Colombia tiene que asegurarse de que será extraditado a nuestro país, no sólo para que responda por sus múltiples crímenes, sino para que ayude a desentrañar las perversas relaciones que tuvo con las guerrillas, los paramilitares, la delincuencia organizada y con algunos oficiales de la Fuerza Pública, si así se lograre establecer.

Nuestro ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón , ha dicho que no teme a las declaraciones que pueda hacer Barrera en este último aspecto, y eso envía también un mensaje de confianza y respaldo a nuestras instituciones.

Lo que sí quisiéramos saber es qué ha pasado con el proceso de deportación de alias “Julián Conrado” , el llamado “cantante de las Farc”, capturado hace poco más de un año en el vecino país.

También, cómo avanza el juicio contra el confeso narcotraficantes Walid Makled , extraditado por Colombia a Venezuela, y pieza clave en las investigaciones sobre las relaciones de las Farc con sectores del estamento militar venezolano.

Sería fundamental saberlo, sobre todo en estos momentos de buen ambiente en las relaciones binacionales y de confianza y cooperación mutuas en la lucha contra los delitos trasnacionales.