HISTÓRICO
La confiabilidad de la energía, un aporte a la competitividad
  • La confiabilidad de la energía, un aporte a la competitividad |
    La confiabilidad de la energía, un aporte a la competitividad |
Por LUIS GUILLERMO VÉLEZ | Publicado el 10 de julio de 2012

La capacidad instalada es del sector eléctrico es de 14.420 megavatios, de los cuales 68 por ciento son hidráulicos y el 32 por ciento térmicos. El sistema cuenta con 21 embalses con una capacidad útil de 15.180 Gwh (gigavatios-hora), equivalente al 27 por ciento de la demanda comercial anual, la cual bordea los 58.600 Gwh y muestra un crecimiento anual promedio superior al 3 por ciento.

La demanda máxima de potencia es de 9.250 megavatios. Las pérdidas representan un 12 por ciento de la demanda comercial. El sector residencial el 44 por ciento del consumo, el industrial el 32 por ciento, el comercio el 17 por ciento y el gobierno y otros sectores, el 7 por ciento.

El Sistema Interconectado Nacional (SIN) cuenta con 24.400 kilómetros de líneas. Con Venezuela hay una interconexión de 205 megavatios para importación y 336 megavatios para exportación; con Ecuador se tienen 250 megavatios para importación y 500 megavatios para exportación.

Se avanza en la construcción de la interconexión con Panamá, que tendrá una capacidad de 300 megavatios. En 2011 se exportaron 1.294 Gwh por un valor de 92 millones de dólares. El valor exportado desde 2003 es de 871 millones de dólares.

Actores del mercado
Existen 41 generadores activos, 69 comercializadores, 29 distribuidores y 9 transportadores. Hay 4.468 usuarios no-regulados, 4.741 fronteras de usuarios regulados y 409 fronteras de alumbrado público. Aunque el número de agentes registrados es elevado, la realidad es que en el sector se presenta cierto grado de concentración y se evidencia la conformación de grupos empresariales con presencia en todas las actividades de la cadena y, en algunos casos, en otros campos de los servicios públicos domiciliarios e inversiones en el exterior.

En 1992, como consecuencia de un fenómeno de El Niño extremamente agudo, se presentó un racionamiento de 14 meses de duración. Este fue el catalizador de las reformas de los años 90 plasmadas en las leyes 142 y 143, desde entonces vigentes con modificaciones menores. Desde entonces, El Niño se ha presentado dos veces sin que en el país se haya apagado un bombillo. Tampoco consiguieron interrumpir el suministro de forma perceptible los múltiples atentados terroristas contra la infraestructura eléctrica de los años noventa y primeros del presente siglo.

Servicio confiable
La confiabilidad del suministro es el principal aporte del sector eléctrico a la competitividad de la economía. La garantía de que esto continúe, además del control del orden público, es estabilidad y consistencia de una regulación que ha dado confianza a los inversionistas nacionales y extranjeros. Los problemas de orden público que están afectando el avance de proyectos tan importantes como Porce IV y El Quimbo, merecen mayor atención por parte del Gobierno Nacional.

El segundo aspecto tiene que ver con el precio de la electricidad para el consumo industrial. Recientemente el gobierno eliminó el sobre-precio de 20 por ciento a los consumos de la industria. A pesar de este alivio, algunos industriales insisten en que las tarifas eléctricas son todavía demasiado elevadas frente a las de otros países con los cuales se enfrenta competencia directa.

Esta es una cuestión fundamental que debe ser encarada por todos los agentes involucrados -gobierno nacional, regulador, empresas eléctricas e industriales-, mediante estudios rigurosos que tengan en cuenta las características del sector eléctrico colombiano y el de los países con los cuales se compara.

En particular, no son pertinentes las comparaciones con países donde la electricidad es subsidiada, como Venezuela o Argentina. También es preciso examinar de forma desagregada la estructura de costos y de cargos de todos los componentes de la cadena eléctrica.