HISTÓRICO
La economía colombiana la sacó barata en 2012, pese a crisis global
  • La economía colombiana la sacó barata en 2012, pese a crisis global | Si bien las exportaciones crecieron 7,4% a octubre frente a 2011 preocupa la alta dependencia del crudo y lenta dinámica de bienes industriales. FOTO DONALDO ZULUAGA
    La economía colombiana la sacó barata en 2012, pese a crisis global | Si bien las exportaciones crecieron 7,4% a octubre frente a 2011 preocupa la alta dependencia del crudo y lenta dinámica de bienes industriales. FOTO DONALDO ZULUAGA
Por JAIME PÉREZ-SEOANE DE Z. | Publicado el 23 de diciembre de 2012

La recuperación de las exportaciones colombianas, tanto de la producción industrial como de la explotación de recursos naturales, jugará un papel crucial como base del crecimiento económico.

Si se cumplen las previsiones, la inversión de 40 billones en construcción de carreteras reducirá significativamente los costos de transporte, y mejorará la capacidad de las compañías colombianas de competir en el mercado global.

Los planes del Gobierno incluyen la construcción de 8.000 kilómetros de nuevas carreteras en los próximos seis años. En cualquier caso, la mejora en infraestructuras de transporte está llamada a ser el principal motor de la expansión económica en el largo plazo.

Así se desprende de mirar el desempeño de la economía nacional en el año que termina y que estuvo marcado por un sólido crecimiento y por el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, si bien, con el objetivo de mantener el ritmo de crecimiento en 2013, el Banco de la República se ha embarcado acciones decisivas..

En su reciente viaje a Colombia, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, elogió la aplicación de políticas macroeconómicas del país, que, afirmó, condujeron a alcanzar un mayor grado de estabilidad.

Baja demanda externa
Sin embargo, la desaceleración económica mundial ha impactado sobre Colombia en los últimos meses. Esto conduce a una caída en los niveles de exportación y a un descenso en el ritmo de producción industrial.

Tras varios meses de caída en el ritmo económico, el Banco de la República estrechó sus predicciones de crecimiento a finales de noviembre, de entre 3 y 5 por ciento a un rango que va de 3,7 al 4,9 por ciento. Además, en los últimos dos meses, el Emisor recortó la tasa de interés de referencia en 0,5 por ciento, lo que sorprendió a muchos en la comunidad inversionista.

Los problemas económicos globales empujaron a una caída interanual de 1,3 por ciento en la producción industrial de Colombia, incluyendo un descenso del 4,7 por ciento en minerales no metálicos.

Este declive se atribuye, en parte, al derrumbe de la demanda mundial de carbón, que, junto con el descenso de los precios, llevó a la prensa local a adelantar que la industria minera no lograría los objetivos de producción fijados para este año.

El país está tratando, en otro frente, de aumentar sus exportaciones petroleras, sobre todo a India y China.

La producción de petróleo en Colombia pasó de 595.000 barriles por día, en 2008, a 923.000 barriles, en 2011. A noviembre pasado, la producción promedio se situó en 970.632 barriles diarios, mientras se pospone la meta del millón diario para 2013, pero se mantiene el objetivo de llegar a 1,5 millones de barriles diarios para finales de la década.

Se acentúa la revaluación
La solidez del peso colombiano, que se ha apreciado un 7,29 por ciento frente al dólar en lo que va del año, continúa exacerbando la desaceleración económica, en cuanto implica un aumento de los costos de producción y exportación.

La fortaleza de la moneda local, y el resultante aumento de los precios, dificulta las posibilidades de firmas colombianas de aumentar sus ventas en mercados internacionales. Los productores miran con buenos ojos la reciente iniciativa del Emisor de reducir la tasa de interés de referencia, lo que ayuda a frenar la entradas de capital extranjero y la apreciación del peso, al menos en el corto plazo.

La demanda interna en Colombia también está empezando a ceder. En octubre, las ventas minoristas bajaron 0,3 por ciento, frente a igual mes de 2011. Eso contrasta con el crecimiento interanual en marzo, cuando fue del 9,4 por ciento.

Mientras que los sectores industriales y de consumo han experimentado una evolución más lenta en los últimos meses, las previsiones de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia para 2013 siguen siendo optimistas. El FMI espera que la economía colombiana crezca en torno al 4,4 por ciento en 2013, por encima de la estimación de crecimiento del 3,9 por ciento para el conjunto de América Latina. Ya veremos.