HISTÓRICO
La ética y los valores trabajan con el ingenio
Por JUAN DAVID UMAÑA GALLEGO | Publicado el 22 de abril de 2013
La ética profesional conduce a la excelencia y la calidad de lo que hacemos. Un tema muy importante para todos, pero que toma mucha relevancia cuando, por ejemplo, realizamos obras y trabajos con dineros públicos o fabricamos productos que serán de uso esencial de las comunidades.

Esas actividades son parte del trabajo que realizan los ingenieros, por ello la importancia de la ética dentro de estos profesionales en particular.

Álvaro Villegas, presidente de la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y Arquitectos (SAI) opinó que es necesario que las cátedras de ética regresen a las universidades pues eso permite fortalecer lo que ya el futuro ingeniero recibió desde su casa.

"Los profesores deben mezclar la parte teórica y práctica de la ingeniería con la ética y los valores. Prepararlos para hacer una labor fundamentada en la ética", explicó.

Honestidad
Hoy en día el dinero fácil hace que muchas personas pasen por encima de la honestidad y realicen obras o productos que en el papel cumplen con los estándares, pero que en verdad no acatan las normas. La corrupción está a la orden del día, por ello, presentar propuestas donde la ética sea la guía de presentación es claro y allí las universidades tienen una tarea importante.

"Antes había una ley que obligaba a que se diera cátedra de ética en las instituciones universitarias, sin embargo, otra ley la derogó más tarde porque no consideró su obligación. Igual creo que se debe dar ética y valores como parte fundamental de todos los pensum", sostuvo.

Ahora bien, el quehacer de la ingeniería impacta sectores como el medio ambiente y si no hay un trabajo con ética seguramente no quedará nada para las futuras generaciones. Así lo entiende Francisco Restrepo, ingeniero mecánico y miembro de la junta directiva de la SAI.

"Al ritmo que se crean tecnologías para hacer cosas buenas, como ha sido siempre el valor innato de las ingenierías, también hay perversidades para aplicar esa creación a las cosas malas, por eso las facultades de ingeniería deben preocuparse por enseñar a sus estudiantes el valor de la honestidad", sostuvo el ingeniero.
Por ello, dentro de la misión de las universidades está formar a profesionales integrales, fuertes en la parte académica como en la parte humana. "Los ingenieros tendrán que tomar decisiones y eso se debe hacer con ética, por ello las instituciones deben apoyar esa formación en valores que viene desde la casa", explicó Carlos Eduardo López, decano de Ingenierías de la Universidad de Medellín.

El país necesita personas que trabajen con transparencia, más cuando de los ingenieros depende obras que mejorarán al país y darán calidad de vida.