HISTÓRICO
LA FIESTA DE LA BALAS
  • LA FIESTA DE LA BALAS |
    LA FIESTA DE LA BALAS |
Por JUAN JOSÉ HOYOS | Publicado el 04 de mayo de 2013

La vida es irónica. La víspera de la celebración del Día Mundial de la Libertad de Prensa, mientras la ONU lanzaba al mundo un informe denunciando varios crímenes cometidos contra periodistas colombianos que han quedado impunes, varios pistoleros intentaron matar a balazos al periodista Ricardo Alarcón, editor de investigaciones de la revista Semana, el pasado jueves a las 7 de la noche, en la carretera entre Ibagué y Bogotá.

Alejandro Santos, director de la revista, dijo que el periodista viajó el miércoles a Ibagué y Girardot, para entrevistarse con algunos testigos de las irregularidades ocurridas en el Centro de Reclusión de Tolemaida, una cárcel militar donde militares condenados por las más graves violaciones a los derechos humanos han gozado de incontables privilegios. El tema desató un escándalo que llevó al gobierno nacional a ordenar su cierre.

Según Santos, mientras Calderón hablaba con algunos testigos a lo largo del festivo del primero de mayo, fue seguido por desconocidos. "Como dicen en la jerga policial, estaba controlado y sabían exactamente cómo se movía".

El periodista viajaba en el carro de su esposa y en el momento del atentado no tenía ninguna protección. Sobre los pistoleros que lo atacaron, Calderón dijo a la Policía Nacional que alcanzó a ver que lo seguía "un carro gris, de vidrios polarizados". De él bajaron dos desconocidos que lo llamaron por su nombre. Apenas contestó, empezaron a dispararle. El carro recibió cinco balazos. "Por fortuna, el periodista salió ileso gracias a que logró lanzarse en medio de la noche al borde de la carretera, mientras los sicarios disparaban en forma repetida" dijo Alejandro Santos a la emisora Blue Radio.

El director de Semana se mostró preocupado porque "debido a la sensibilidad de los temas que estaba tocando el periodista, las investigaciones que estaba haciendo y la manera como ocurrió el atentado, evidentemente este ataque no proviene de dos sicarios sueltos; es un asunto mucho más delicado".

Ricardo Calderón hace parte de un grupo de periodistas investigativos de Semana encargado de cubrir temas del Ejército Nacional.

Hace poco tiempo publicó dos reportajes: "Tolemaida Resort" y "Tolemaida Tours", en los que denunció graves irregularidades ocurridas en ese centro de detención. "Esas investigaciones dejaron molestas a muchas personas. Lamentamos la coincidencia con lo que acaba de ocurrir", dijo Alejandro Santos. Sin embargo, aseguró que por ahora no se atreve a hacer ningún tipo de señalamiento sobre quiénes serían los responsables del atentado. "Pero quiero que las autoridades vayan hasta las últimas consecuencias", dijo. "Es un tema que no sólo afecta a Ricardo como persona, a quien defendemos y apoyamos; es un atentado contra la libertad de prensa y el espíritu crítico de la investigación".

Lo sucedido a Ricardo Calderón y a otros 90 periodistas que están hoy bajo protección del Estado demuestra que la prensa está amenazada en Colombia. Que Colombia sigue siendo un país peligroso para ejercer el periodismo. Que aquí todavía hay gente que piensa que el terrorismo, las intimidaciones y las balas van a silenciar la prensa. Pienso que esta fiesta de balas no los conducirá a ninguna parte. Por el contrario, nos unirá en la defensa de la libertad de prensa. Hoy, como un solo hombre, los periodistas colombianos somos Ricardo Calderón.