HISTÓRICO
La fiesta fue en la tribuna
Por SANTIAGO HERNÁNDEZ HENAO | Publicado el 30 de enero de 2013
Para Daniel Felipe era su primera vez en el estadio y por eso no importaba si no estaba Macnelly, si los coreanos eran de primera división o si los delanteros llegaban con precisión. "Me gusta estar acá, estoy muy feliz".

Anoche, Nacional hizo su último partido amistoso antes del inicio del torneo, y los hizo ante cientos de hinchas que por primera vez lo vieron en vivo y en directo. "Es la primera ve en el estadio, no se porque antes no me traían", sostiene Nicolás Alberto, otro de los niños que se pintó con las banderas de Colombia y Corea en el rostro. Y festejó la victoria del equipo alterno de Nacional 3-1 sobre el Goyang Hi, un club que da giras por el mundo con un mensaje religioso, y que ayer regaló más de 30 mil entradas que casi llenaron el Atanasio Girardot.

Más allá del resultado y el quehacer del ganador, los chiquillos y algunos coreanos que estuvieron en la tribuna, gritaron con cada ataque, fuera del lado que fuera. La fiesta se quedó en la tribuna y no contagió a los jugadores.

En el campo, los de verde trataron de ganarse un puesto entre los pocos espacios disponibles para la titular del sábado ante el Huila. Los que se mostraron fueron los anotadores, el zaguero Óscar Murillo (a los 44 minutos) y Angello Rodríguez (72’), ambos de cabeza. Wílder Guisao cerró tras un rebote a los 89.

En funcionamiento hubo retos, pues los asiáticos hicieron honor a sus características de fútbol: velocidad y orden. Además de hacer una coreografía en el mediotiempo (titulares y suplentes) tuvieron un empate, gracias a Lee Do-Sung, que se celebró en una tribuna de niños que apenas identifican al equipo de sus amores, y solo querían ver goles. La felicidad fue de los niños, y la preocupación de una floja despedida en el campo.