HISTÓRICO
La Fiscalía de Medellín se enfocará en seis tipos de crimen
  • FOTO Edwin Bustamante
    FOTO Edwin Bustamante
Por NELSON MATTA COLORADO | Publicado el 09 de julio de 2013

Homicidios en persona protegida, microtráfico de estupefacientes, la microextorsión, la minería ilegal, trata de personas y estafas con vivienda de interés prioritario (VIP), son los seis fenómenos delincuenciales que focalizaría en sus investigaciones la Dirección Seccional de Fiscalías de Medellín.

La propuesta hace parte del Plan de Acción que deben presentar todas las seccionales del país a un Comité de Priorización de Situaciones y Casos de la Fiscalía General de la Nación, organismo que aprueba, modifica o rechaza los proyectos.

El pasado 4 de octubre de 2012, el fiscal general Eduardo Montealegre expidió la Directiva 0001, "por medio de la cual se adoptan criterios de priorización de situaciones y casos".

El documento plantea un cambio en la metodología del ente acusador, que hasta ahora perseguía los casos individualmente.

La nueva idea busca agrupar los hechos según un análisis de contexto (por modus operandi, lugar, tipo de víctima, perfil del victimario, etc.), para resolverlos de manera integral, buscando maximizar los recursos, desmantelar estructuras criminales y alcanzar mayores índices de verdad, justicia y reparación, entre otras ventajas.

El modelo ha sido aplicado en Estados Unidos, Chile y Canadá, y Colombia se prepara para implementarlo.

Según la Directiva 0001, los criterios para priorizar un fenómeno son tres: subjetivos (según la calidad de la víctima y el tipo de victimario), objetivos (el tipo de delito, la modalidad de comisión y el impacto social) y complementarios (viabilidad del caso, recursos disponibles y similares).

A juicio del director Seccional de Fiscalías de Medellín, Germán Darío Giraldo, los seis fenómenos escogidos cumplen esos tres requisitos. Asegura que no tuvo presiones de otras instituciones para elegirlos, sino que "fueron parámetros científicos, perfectamente delimitados".

Los fenómenos
Reducir los homicidios ha sido una de las banderas en la alcaldía de Aníbal Gaviria. Según el último informe de Medicina Legal, al 31 de mayo se habían presentado 476 asesinatos en Medellín, 19 más que en el mismo periodo de 2012; la tasa es de 47.3 muertes por 100.000 habitantes.

La microextorsión (o cobro de "vacunas") y el microtráfico son fenómenos preocupantes también, pues generan los recursos que permiten el funcionamiento de las 276 estructuras ilegales que operan en el Valle de Aburrá.

Una reciente investigación de El Colombiano calcula que las cerca de 220 plazas de vicio del área metropolitana producen $10.500 millones anuales para los combos; y las "vacunas" que más del 50% de los ciudadanos pagan, $6.000 millones aproximadamente.

Los otros fenómenos que buscar priorizar la Fiscalía de Medellín son las estafas con las VIP, que están disparadas, y el problema de la minería ilegal, con sus daños y mafias asociadas, teniendo en cuenta que esta Seccional recibe casos de otros municipios antioqueños, donde este tema es el motor de la criminalidad.

Y sobre la trata de personas, se presume que hay varios extranjeros implicados, y una organización ilegal detrás.

Andrés Franco, asesor de la Seccional para el Área Metropolitana, precisa que "el hecho de que haya temas que no se prioricen, no quiere decir que no se trabajarán, solo que los priorizados tendrán un grupo de tareas especiales asignado".

Casos delicados
El general José Ángel Mendoza, comandante de la Policía Metropolitana, expresa sobre este paradigma: "Estoy de acuerdo con la priorización, sobre todo en el tema de microextorsión y microtráfico".

Y agrega: "Sin ánimo de polemizar, yo diría que en la cuestión de los homicidios no solo deben ser de persona protegida, sino en términos globales, todas las víctimas tienen el mismo valor, y hemos visto que en el 92 por ciento de los casos hay sicarios implicados y una organización, que hasta por 100.000 pesos asesinan gente".

El concejal Jesús Aníbal Echeverry también se declara conforme con la selección, en especial con el tema de la microextorsión, "porque aquí ‘vacunan’ hasta a un barrenderito".

"Solo lamento que en esa lista no estén las violaciones a los niños, que son recurrentes en muchas comunas", añade.

Al respecto, Franco ha dicho que a futuro podrían priorizarse otros hechos, pues la criminalidad es cambiante.

Dentro de los seis fenómenos, hay casos que por su impacto son una prioridad para el organismo y por ello ha creado grupos de tareas especiales que los saquen adelante: el asesinato y enterramiento de dos niños de 11 años de la comuna 13 (febrero 16), el homicidio de un reguetonero bogotano en Bello (febrero 23), la venta de estupefacientes en la U.deA. y las muertes derivadas de cirugías estéticas.

De igual manera, el asesinato de un reclamante de tierras en Bello (mayo 4), la extorsión carcelaria, el caso de presuntas estafas con VIP ligado al constructor Pedro Arenas y el sinnúmero de delitos perpetrados dentro del reclusorio juvenil La Pola, entre otros.

Nuevo modelo
Antes de llegar a estas propuestas de focalización, la Dirección Seccional realizó un diagnóstico sobre su actual funcionamiento. Según Franco, hay 160.000 expedientes en curso (a marzo 31) y mensualmente ingresan 6.000 denuncias al sistema.

"Nos dimos cuenta que había tres delitos que tenían azotado al sistema: homicidio, tráfico de estupefacientes e inasistencia alimentaria, eso da una pista de lo que ocurre en la sociedad", comenta.

En el modelo tradicional, a cada denuncia que ingresa le asignan un fiscal. Por ejemplo, en los casos de inasistencia alimentaria, que tienden a ser repetitivos, la víctima interpone varias denuncias en distintas fechas y en consecuencia le asignan igual número de fiscales por reparto, lo cual termina malgastando recursos y saturando de trabajo a los servidores públicos.

En el tema de la lucha contra los combos, que cometen múltiples crímenes, los expedientes están dispersos en diferentes despachos: homicidios en una oficina, desplazamientos en otra, las desapariciones las investiga otro funcionario y así, dificultando la comprensión global de la estructura y su desmantelamiento.

La nueva propuesta, extraída de la Directiva 0001, es que las Seccionales tendrán un Sistema de Gestión de Alerta y Clasificación Temprana de Denuncias, que evitará ese tipo de contratiempos al estudiar los casos y, cuando sea posible, agruparlos en una misma causa judicial, con un solo fiscal a la cabeza.

El director Giraldo indica que el Plan de Acción de Medellín es un modelo piloto en el país y traerá como innovación la creación de los Fiscales ARI, para Asuntos de Relativa Intensidad.

Estos funcionarios asumirán los casos que de entrada tienen pocas pruebas, sin sospechoso conocido, suicidios, accidentes y muertes por establecer. Un ejemplo común en la ciudad es el hallazgo de cadáveres en el río, cuya identidad se desconoce, así como los verdugos.

También se crearán los Fiscales Radicados, encargados de aquellos expedientes con sospechoso conocido y pruebas suficientes para ir a juicio.

Después vienen los Grupos de Priorización, que trabajarán los casos de alto impacto, como los antes reseñados.

Su función esencial será atacar al crimen organizado, dar golpes estructurales y arrestar a los máximos responsables (cabecillas).

Los procesos serán encauzados por una Unidad Seccional de Análisis y Contexto, que sería conformada por "30 especialistas de la más alta gama, porque fue un compromiso del Fiscal General, y lo va a costear la Alcaldía", asegura el director Seccional.

El Plan de Acción aún está en proceso de estudio en Bogotá y podría tener modificaciones. Aún así, ya está siendo socializado. Giraldo concluye que "para montar el esquema de priorización, vamos a cambiar la estructura de trabajo de toda la Fiscalía".