HISTÓRICO
La FLA sube ventas, baja gastos y espera ganar más
POR LEÓN J. SALDARRIAGA L. | Publicado el 09 de noviembre de 2012
Ventas acumuladas por 600.000 millones, 36 millones de botellas en los consumidores, utilidades por 102.000 millones hasta septiembre y una dinámica comercial que espera superar 1 billón de pesos al terminar el año, muestran las fortalezas del ejercicio de la Fábrica de Licores de Antioquia (FLA).

Con estas cifras en crecimiento, la expectativa es terminar el año con utilidades por 255.000 millones de pesos.

Según el gerente de la FLA, Fernando Restrepo, los resultados muestran un comportamiento superior a lo esperado, al punto que representa ahorros por 17.000 millones de pesos en el ejercicio.

¿Y los ahorros en qué? Detalló que tienen que ver con una buena negociación de los insumos para la producción como el alcohol, el vidrio, las etiquetas y los mismos gastos administrativos con los que se redujo hasta la cuenta del restaurante, donde se bajaron en más de 3.000 los servicios mensuales.

"La planta estaba en 352 cuando llegamos y vamos en 292", comentó y aludió a otros indicadores como el tercer turno para atender las ventas de fin de año que se bajó de 125 a 71 trabajadores.

Restrepo subrayó que los despachos mejoraron desde agosto, pero que los grandes volúmenes se hacen entre finales de noviembre y en diciembre, porque el licor en Colombia es un negocio estacional que vende el 60 por ciento entre octubre y mediados de enero.

El buen reporte del gerente de la FLA fue contrastado por el diputado Juan Esteban Villegas, al recordar la polémica que se vivió al final del gobierno de Luis Alfredo Ramos, quien advirtió un posible detrimento patrimonial porque el entrante gobierno de Sergio Fajardo objetó la venta de 6 millones 345.000 unidades a los comercializadores el 30 de diciembre de 2011.

Para Villegas, por esa razón no se puede hacer la medición actual frente a los años anteriores. "Había un acuerdo con los distribuidores en los últimos 12 años y fue incumplido en 6 millones de unidades, cuando era una estrategia para retarlos a desplegar toda su capacidad de mercadeo y ventas", dijo y precisó que por esa no venta dejaron de entrar 134.000 millones a fondos comunes.

El Gerente -insistió Villegas- no puede comparar el ejercicio porque con el hecho de 2011 se desplazó esa venta y la reflejó en 2012. Lo que se debe mirar ahora -advirtió- es cuántas unidades se venderán a diciembre 31 y que digan cuánto inventario queda en los comercializadores, porque a pesar de la "interferencia", las ventas de 2011 fueron de 952.000 millones.

Pero Fernando Restrepo respondió que lo que se hizo fue bajar el inventario en los distribuidores de "escandaloso" a niveles normales.

"Cuando uno tiene un inventario de 15 millones botellas y lo baja a 9,5 millones no quedan vacíos", justificó, y apreció que este año se bajará más: a 8 millones de botellas.