HISTÓRICO
La gente no cree en el proceso de paz con las Farc
Por JAVIER ALEXANDER MACÍAS | Publicado el 25 de febrero de 2013
La negociación en medio del conflicto, la falta de resultados inmediatos en los diálogos en La Habana entre Farc y Gobierno, y los últimos atentados del grupo guerrillero en el país, son las acciones que han llevado a que más colombianos pierdan la credibilidad en el proceso de paz que se adelanta desde hace cuatro meses.

Mientras en diciembre de 2012, el 62 por ciento de los encuestados (744 personas) apoyaba los diálogos hasta lograr un acuerdo de paz, en febrero de 2013 decayó este apoyo al 54 por ciento (es decir 648 encuestados).

Caso contrario sucedió con los que consideran que la mejor opción para derrotar a la guerrilla es la vía militar. En diciembre de 2012, el 35 por ciento de los encuestados apoyaban esta opción (420 personas), pero en febrero de 2013, aumentó al 42 por ciento (504 personas). Es decir, que una de las principales razones por las que ha decaído la imagen favorable del Presidente, es por la disminución del apoyo a la salida dialogada del conflicto, y el aumento de personas que piensan que el camino es la vía militar.

Según la encuesta de Gallup, se concluye que el grueso de los encuestados, no creen que en esta ocasión se llegará a un acuerdo final con las Farc. Alejo Vargas, director del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional, expresa que si en seis meses hay un acuerdo de paz, inmediatamente cambiaría la posición de los colombianos.

"El modelo de negociar en medio de la confrontación armada es muy difícil de entender para la gente común y corriente, y el Gobierno no ha hecho la pedagogía suficiente", explica Vargas.

El escepticismo que hoy se evidencia en torno al proceso también podría darse, según Jairo Delgado —director de análisis del Instituto de Ciencia Política Hernán Echavarría Olózaga—, en el poco conocimiento que tiene la opinión pública de los avances que se dan en Cuba ante el hermetismo con el que se ha desarrollado la negociación.

"El desconcierto de las acciones de las Farc en Colombia y los discursos del grupo guerrillero en La Habana, impactan sobre el optimismo de los colombianos", concluye Delgado.