HISTÓRICO
"La infraestructura del país está por hacerse"
  • "La infraestructura del país está por hacerse" | Archivo | Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos.
    "La infraestructura del país está por hacerse" | Archivo | Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos.
Gustavo Gallo Machado | Publicado el 26 de julio de 2011

Del total de los recursos administrados por los Fondos de Pensiones y Cesantías del país (108,7 billones de pesos, que equivalen al 19,5 por ciento del PIB), el 17 por ciento (18,5 billones de pesos), están invertidos en el sector de infraestructura a través de acciones, títulos de deuda y fondos de capital privado, principalmente.

Santiago Montenegro Trujillo, presidente de Asofondos, destaca que el sector con mayor participación dentro del rubro de infraestructura es el de hidrocarburos, el cual pesa 49,72 por ciento, destacándose inversiones en Ecopetrol, Gas Natural, Promigas, Canacol y Pacific Rubiales. El segundo sector con mayor participación (31.6 por ciento), es el eléctrico en el cual se pueden destacar inversiones como ISA, Isagén y Emgesa.

¿Por qué no invertir en otros sectores? El directivo responde que estos sectores han logrado estructurar proyectos que, por las buenas proyecciones de rentabilidad y seguridad, son altamente atractivos. Según Montenegro Trujillo, las inversiones de los Fondos de Pensiones en proyectos viales pesan 4,11 por ciento del total en infraestructura.

Si bien se ha observado un incremento en el portafolio de los fondos, es un sector en el cual aún falta por desarrollar una estructuración de proyectos y licitaciones que lo hagan atractivo a los ojos de los inversionistas institucionales.

¿Los Fondos de Pensiones y Cesantías de Colombia han invertido en infraestructura?
"Claro, lo hemos hecho y es una suma muy importante en infraestructura. Estamos hablando de unos 18,5 billones de pesos, concentrados sobre todo en el sector eléctrico (generación, distribución y transmisión de energía)".

¿Les gustaría invertir más y en qué proyectos?
"Por supuesto que nos gustaría, pero ya no depende mucho de nosotros. El sector de infraestructura vial es interesante. El Foro Económico Mundial muestra que en infraestructura de transporte, Colombia está muy rezagada. En vías está en el puesto 108 de 139 países. Eso demuestra que la necesidad de infraestructura es muy grande. A eso podemos sumarle que hay disponibilidad de recursos no solo de los fondos de pensiones, sino también de otros inversionistas institucionales y de recursos externos. La década pasada la inversión extranjera en el mundo se disparó. pero no ha habido inversión. Hemos insistido en las fallas que existen en la estructuración de los proyectos por parte del Ministerio de Transporte. Afortunadamente el Ministro (Germán Cardona) ha entendido esta situación y la administración del Presidente Santos ha tomado una serie de medidas para mejorar este cuello de botella tan grande que hay en la estructuración de los proyectos de carreteras en Colombia".

La financiación de los proyectos viales y de infraestructura en el país se hace con vigencias futuras. ¿Cree que ese esquema hay que revisarlo?
"Las vigencias futuras no son malas. El problema es cómo se estructuran los proyectos tanto los de obra pública como los de concesiones. Muchos proyectos tienen participación del sector privado pero no se da el cierre financiero y terminan siendo unas participaciones público-privadas. No es que las vigencias sean malas, pero lo relevante es analizar cómo se estructuran. Un problema que ha habido en Colombia y que lo analizaba con inversionistas chilenos, es que en ese país tanto en las obras públicas como en los subsidios que se ofrecen a algunas concesiones, no hay anticipos. En un proyecto de obra pública puede haber vigencias futuras, pero no se dan anticipos. Pero sí se dan por la terminación de hitos de la obra, como la terminación de los primeros 20 kilómetros o cosas similares. Eso tiene mucha credibilidad, tanto que los constructores salen a endeudarse contra esas vigencias futuras y esos documentos tienen una gran liquidez, con una tasa de interés muy baja. Una parte del problema es dar anticipos de manera desordenada".

¿La Agencia Nacional de Infraestructura podrá solucionar esta situación y estas falencias?
"Eso esperamos todos y lo que le he oído al ministro Cardona es que hay que hacer estos ajustes a los sistemas de contratación tanto en obra pública como en contratación, para ordenar una situación que nos ayudará a tener mejores proyectos de infraestructura, que se puedan realizar".

¿Si los proyectos se estructuran bien, qué les interesa?
"Tenemos muchos intereses porque con estos datos de infraestructura, queda claro que el país está por hacerse en términos de infraestructura. Aquí las necesidades son enormes y nos gustaría ayudar a Colombia con la construcción de estos proyectos. Cómo nos gustaría ver, como existe en Chile, unas autopistas que fueron financiadas por los fondos de ese país. En las vías se leen unas vallas publicitarias que dicen: "Trabajador, con tus ahorros ayudamos a construir esta autopista. Con los ingresos de esta autopista se financiarán tus pensiones". Esto es un juego de suma positiva como se llama en la teoría de juegos. Es el tipo de cosas que los fondos de pensiones hemos deseado hacer siempre, como lo hemos venido haciendo en hidrocarburos, telecomunicaciones, generación, distribución y generación de energía".

¿El país es competitivo?
"En varias áreas no lo es. Los datos del Foro Económico Mundial son muy claros en materia de infraestructura de transporte está muy rezagada. Eso aumenta los costos para el comercio interno y externo, lo que le quita competitividad al país. Si queremos competir con éxito en la globalización, necesitamos mejorar la infraestructura. Un ejemplo son los problemas que ha tenido Bogotá con la calle 26. Es importante, pero en términos internacionales, menor. Es una avenida que no tiene ningún misterio, con todos los líos del mundo. Ni en Bogotá ni en ninguna ciudad colombiana tenemos un anillo circunvalar. En Santiago de Chile están a punto de completarla. Es una autopista con los niveles más altos del mundo. Hace dos semanas estuve en Pekín y es una ciudad con seis anillos. Eso nos da una idea de lo atrasados que estamos".