HISTÓRICO
LA INSEGURIDAD NO ES “UN CASO AISLADO”
  • LA INSEGURIDAD NO ES "UN CASO AISLADO" |
    LA INSEGURIDAD NO ES "UN CASO AISLADO" |
Por PABLO JARAMILLO VASCO | Publicado el 10 de marzo de 2013

Algo me olía mal cuando veía al alcalde de Medellín "sacando pecho" en pleno febrero de 2013 con la reducción de homicidios en la ciudad durante el 2012. Me preguntaba por qué no hablaba de las cifras de homicidios de enero y febrero de 2013. Y lo entendí al observar un reciente reporte del Instituto Nacional de Medicina Legal sobre el tema; los homicidios en Medellín, en los dos primeros meses del año 2013 han aumentado un 21,2 %. Con esto se cae el único aspecto positivo que el alcalde destacaba en materia de seguridad. La inseguridad que vive hoy Medellín ya no se trata solo de "casos aislados", como quiere hacerse ver. El pasado viernes, en tan solo siete horas, se presentaron dos triples homicidios en la ciudad.

Cuando el alcalde hablaba de la reducción de homicidios el año pasado, omitía dos cosas: 1. La tendencia de homicidios en la ciudad venía presentando una tendencia al alza a lo largo del año 2012, por lo cual se podía prever un comienzo de año 2013 especialmente violento. 2. Si bien se presentó una reducción en la tasa de homicidios durante el 2012, lo cual es algo que debe aplaudirse, las cifras de homicidios en Medellín siguen siendo bastante altas. Mientras en Medellín se presentaron 52 homicidios por cada cien mil habitantes durante el 2012 (entre 2005 y 2008 esta cifra promedió los 37,4), el promedio nacional en el mismo año fue de 31 homicidios por cada cien mil habitantes.

Si bien el tema de la inseguridad no debe abordarse sólo desde las cifras de homicidios, porque esta no es su única causa, las recientes cifras corroboran lo que muchos ciudadanos hemos venido advirtiendo, y es el considerable recrudecimiento de la inseguridad en la ciudad.

No deben dejarse de lado para el análisis de la inseguridad en Medellín los niveles de extorsión, atracos, la violencia intrafamiliar, el espantoso tema de las "barreras invisibles", la deserción escolar, el desplazamiento intraurbano, el reclutamiento de niños, etc. Algunos de estos hechos son difíciles de cuantificar y son poco denunciados por los mismos habitantes afectados, pero sin duda contribuyen al aumento en la percepción de inseguridad que tan alta se siente por estos días entre la gente.

La Alcaldía tiene la meta este año de bajar las cifras de homicidios a menos de 1000 casos al año, pero mientras esta administración se encuentre enredada en los ejercicios propios de la burocratización en la que se metió, lo cual la hace absolutamente inoperante e ineficaz ante la solución de los problemas urgentes, esta meta será difícil de lograr. Ojo; la seguridad en Medellín tiene más funcionarios a cargo que resultados; el Alcalde, la Secretaría de Gobierno, la Vicealcaldía de Seguridad y la Secretaría de Seguridad. La seguridad requiere menos burocracia y más eficacia.